El nuevo Boca viene asomando

WWW.ESTOESBOCA.COM.AR, 27 de julio de 2009.- Luego de diez días de intensos trabajos en el Complejo Pedro Pompilio, el plantel de Boca Juniors, con Alfio Basile a la cabeza, ya se encuentra en Alemania para disputar la Audi Cup 2009, certamen que compartirá con los poderosos Manchester United de Inglaterra, Milan de Italia y el conjunto local, el Bayern Munich.

El xeneize debutará el miércoles ante el Manchester. Ese partido marcará el comienzo de la segunda etapa de Alfio Basile como entrenador boquense. Una etapa en la cual el querible Coco tendrá la misión de devolverle a Boca la alegría perdida en el nefasto primer semestre del corriente año. Por lo pronto, ya se puede comenzar a bosquejar el armado del nuevo Boca.

No es muy difícil imaginar quienes serán los elegidos por el técnico para integrar el equipo de mitad de cancha para adelante. En el medio, Sebastián Battaglia, el chileno Gary Medel, Federico Insúa y Juan Román Riquelme paracen ser fijas. Esto a la vez implica toda una reafirmación de principios por parte de un técnico afecto a los jugadores de buen pie como lo es Basile. El Coco piensa juntar a dos números diez en el equipo titular, resignando el hecho de contar con un volante con recorrido sobre el sector izquierdo, función que luego de la salida de Jesús Dátolo, allá por enero, cumplió casi improvisadamente Nicolás Gaitán, un jugador con muchas más características de mediapunta que de carrilero. Quizás sea ese puesto dónde el xeneize tenga su mayor déficit, ya que en todo el plantel el único jugador con características naturales para ocupar ese puesto es Guillermo Marino, hombre resistido por el hincha y que viene de un paso gris (por no decir oscuro) por el fútbol mexicano. Más allá de eso, es un jugador del gusto de Basile, quien confía mucho en él y seguramente le dará varias oportunidades de mostrarse en cancha.

Como alternativas en el mediocampo quedan, además del ya mencionado Gaitán, Pochi Chávez y Leandro Díaz, quien permanecería en el club ante la poca cantidad de volantes defensivos con que cuenta el plantel.

En la delantera, luego de cuatro años casi ininterrumpidos de la dupla dorada Palacio - Palermo, Basile tendrá el desafío –ante la salida de Palacio al Genoa de Italia- de encontrar al nuevo socio del histórico goleador y capitán Martín Palermo. Pablo Mouche y Ricardo Noir se disputan ese lugar, y todo indica que Mouche arranca con ventaja. Todo un desafío para un jugador de características similares a las de Rodrigo, aunque con mucho menos gol que el bahiense, quien se fue del xeneize con un promedio de casi medio gol por partido disputado. Por lo tanto, si la misión de Mouche es lograr que el hincha y el equipo no extrañen a Palacio, deberá llegar seguido al gol. Hasta ahora sólo convirtió dos tantos oficiales con la azul y oro, ambos el año pasado: ante Liga Deportiva Universitaria en la Bombonera por la Copa Sudamericana y ante Banfield en el Sur, un día antes del fallecimiento de Pedro Pompilio.

En el arco tampoco parece haber dudas. Roberto Abbondanzieri, un histórico del club, seguirá siendo el N° 1. Ya quedaron lejanos aquellos rumores de malestar del Pato, ante la hipotética incorporación de un arquero (se habló de Hilario Navarro), cosa que nunca se produjo. Y, hoy por hoy, Javier García y Josué Ayala parecen estar lejos de poder discutirle el puesto.

Dónde el panorama ya no está tan claro es en la defensa. Hoy por hoy el primer central es el paraguayo Cáceres, un jugador que desde que llegó al club alternó más malas que buenas actuaciones. No en vano, la idea de repatriar a Rolando Schiavi merodea la Bombonera cada vez que se abre el libro de pases. Como si eso fuera poco, la salida de un buen proyecto en ese puesto como Facundo Roncaglia, deja al juvenil Gastón Sauro (19 años y apenas 5 partidos en Primera) como única alternativa.

Como segundo marcador central asoma Claudio Morel Rodríguez. El técnico lo prefiere en esa función y no tanto como lateral izquierdo y en principio le daría la titularidad en detrimento del prometedor Juan Forlín, quien luego de una gran aparición en el segundo semestre de 2008, tuvo un discreto nivel en el último tramo de la gestión Ischia. Sin duda que Forlín es un gran proyecto, pero Basile es un técnico afecto a armar equipos con jugadores ya hechos y por eso Morel arranca con ventaja sobre la juvenil promesa.

Las dudas sobre el lateral derecho quedaron despejadas con el sorpresivo regreso de Hugo Ibarra, quien estuvo 24 horas fuera del club. Como alternativa queda el juvenil uruguayo Adrián Gunino y de más atrás la deberá remar el Pampa Calvo, quien jugó poco y nada desde su regreso al club y que aún se recupera de la lesión. Sobre la izquierda, la lucha parece limitarse a dos jugadores que son del gusto del técnico: el retornado Luciano Fabián Monzón y Juan Angel Krupoviesa. En principio todo parece indicar que si Monzón rinde cómo lo supo hacer antes de pasar al Betis, será el titular, teniendo en cuenta que Krupoviesa no pudo mostrar un buen nivel en los pocos partidos que le tocó jugar en la era Ischia.

Este es el panorama que presenta el xeneize a horas del inicio del segundo ciclo de Alfio Basile en el club. Una etapa que se inicia con el importante desafío de obtener el Torneo Apertura y de poner al xeneize en la próxima Copa Libertadores, un objetivo que se complicó ante el flojísimo Torneo Clausura que hizo el conjunto de La Ribera. Suerte Boca, Suerte Coco.

Por Diego Lores
loresdiego@estoesboca.com.ar

Un plantel con muchos pibes

Pocas veces en su historia, Boca Juniors arrancó una temporada con tantos juveniles en su plantel, casi todos surgidos de las inferiores del club. Ellos son: Nicolás Gaitán, Cristian Chávez, Juan Forlín, Lucas Viatri, Pablo Mouche, Ricardo Noir, Javier García, Gastón Sauro, Jonathan Philippe (el tercer nueve detrás de Palermo y Viatri) y Josué Ayala. A excepción de Pochi Chávez, hace un año y medio, ninguno de ellos había debutado en la Primera de Boca. A este grupo de juveniles hay que sumar a los retornados Luciano Monzón y Leandro Díaz y a la promesa uruguaya Adrián Gunino.

Los caciques del plantel son los históricos Palermo, Abbondanzieri, Ibarra, Battaglia, Riquelme y, en menor medida, Morel Rodríguez. Ellos son los sobrevivientes de los equipos de Boca que supieron conquistar América entre 2000 y 2007.

La delegación que viajó a Alemania se completa con jugadores de trayectoria como Krupoviesa, Julio César Cáceres, Federico Insúa, Guillermo Marino y Gary Medel (de jóvenes 21 años, pero con recorrido en la selección chilena).

 

VOLVER A LA PORTADA