Palermo 3 - Saja 0
 

Por Rodrigo Castro
rodrigocastro@estoesboca.com.ar

El clásico del Bajo Flores frente a San Lorenzo de Almagro trajo aparejado muchas estadísticas y casi todas referidas al goleador xeneize. En primer lugar, logró despegarse solo en la cima de la tabla de goleadores de este campeonato, y va en busca de ser el goleador del Apertura, lugar que ocupó solamente en el Apertura 1998 de la mano de Carlos Bianchi. Recordemos que ese campeonato trajo 20 goles para Palermo, cantidad récord en torneos cortos.

Martín PalermoEn primer lugar la figura del clásico, y figura por segunda vez en el torneo, llegó a los 150 goles en su carrera en torneos de AFA contando tanto la participación con Boca Juniors en dos etapas con 116, como sus inicios en Estudiantes de La Plata, en donde convirtió otros 34 tantos. Si a esto le sumamos su paso por Europa, las competiciones internaciones y sus partidos en la Selección estamos hablando de un jugador de más de 200 goles, 203 para ser más precisos. Una cifra espectacular e increíble para un goleador de estos tiempos. Como si todo esto fuera poco con sus 150 goles ocupa el lugar 27 entre los goleadores históricos del fútbol argentino y está tan solo a uno del más grande: Diego Armando Maradona. Tremendo presente del 9 boquense que no para de quedarse con récords y su motivación se ve renovada a cada minuto para seguir obteniendo estos pergaminos personales.

Yendo al partido del domingo, el olfato estuvo más fino que nunca en todo el equipo, y esto pasado a Martín Palermo se duplica. Tuvo tres y las metió todas, ayudado más que nunca por su compañero de ataque Rodrigo Palacio, que se anotó con dos goles. Hay que tener claro que el centrodelantero no tuvo mucha participación durante los primeros minutos, al igual que todo Boca, que no encontró el balón hasta avanzado el encuentro.

Martín PalermoEl primer tanto del partido, convertido por Rodrigo Palacio, vino por una asistencia de Martín Palermo, asistencia que va a estar en duda hasta el fin de los tiempos, ya que se cuestiona que la haya tocado antes de que Palacio tome contacto con la pelota. En el segundo, el que dio casi una asistencia fue Palacio hacia Palermo, con una apertura de piernas que dejó a Martín pegado a la red para empujarla al gol, devolución de gentilezas entre los compañeros de fórmula en el ataque. Otro que tuvo mucho que ver en este tanto fue Guillermo Marino, quien poco a poco va encontrando su nivel como enganche del equipo y se va pareciendo a su mejor versión mostrada en Newell´s antes del parate vivido en el club rosarino.

El segundo de Palermo fue casi un calco del primero, el centro de la derecha esta vez fue enviado por el “Pampa” José María Calvo, reemplazante del capitán natural, Hugo Ibarra. Calvo produjo un desborde y el centro bajo al área, fue pifiado por Palacio, pero ahí estaba el goleador, atento para convertir uno más de Boca y de su cuenta personal. El tercero de Martín fue el último del partido cuando un centro espectacular de Krupoviesa fue bien conectado por Martín que decretó el 7 a 1 final, máxima goleada recibida por el Ciclón de local.

Obviamente que cuando se dan resultados de esta naturaleza es el equipo el que brilla y destacar a uno pareciera ser injusto, pero se ve que las cuentas personales que tenía que saldar Palermo con Sebastián Saja hicieron enojar al delantero, que aparentemente si hubiese tenido diez ocasiones de gol, las diez iban adentro. La discusión luego de la finalización del encuentro dejó en claro que el clima no es el mejor entre los dos protagonistas. Todo fue fiesta para la parcialidad visitante en el Nuevo Gasómetro y eso es lo que vale.

Martín PalermoPor otra parte y más allá de la alegría que ocasiona obtener semejante resultado contra un rival tan duro para el xeneize como San Lorenzo, hay que mencionar los constantes golpes a los que es sometido el volante central de Boca, Fernando Gago. Por su manera de jugar, siempre parece estar sobrando la situación y al rival, y muchas veces los rivales tienen razón en ese sentido. Nada justifica la patada criminal de Sebastián Méndez para con Gago, pero consideremos que no es el primer partido en el que el 5 se enfrenta a una situación así. Además de esto, se pierde de su posición, y más allá de su gran pie, traslada de manera exagerada la pelota y eso enerva a los rivales. Fernando Gago tendrá que empezar a cuidarse de las patadas, para que no se repita la historia que se vio contra Rosario Central y San Lorenzo y jugar de manera natural como lo hacía un tiempo atrás.

Además de esto, habrá que dejar la euforia de lado y saber que con el partido 0 a 0, San Lorenzo preocupó y mucho a la defensa de Boca, generándole entre 3 y 4 situaciones clarísimas de gol, en las que se lució el paraguayo Aldo Bobadilla. Luego de ese aluvión del cuervo, Boca comenzó a mostrarse mucho más sólido en todas las líneas y fue apretando al rival hasta doblegarlo completamente. El 7 a 1 dejó una contundencia inigualable con siete situaciones generadas en ataque, todas terminadas en gol.

Ahora se viene Estudiantes de La Plata, duro adversario a pesar de la derrota en la última fecha en manos de Belgrano de Córdoba. Todo apunta a que Hugo Ibarra no podrá reaparecer en ese encuentro, a la vez que Sebastián Battaglia se encuentra en plena recuperación y habrá que esperar su evolución a lo largo de la semana.

Por último y como condimento especial de este duelo, Juan Sebastián Verón pisará la Bombonera luego de 10 años, cuando le convertió un golazo de tiro libre a su actual equipo, dándole la victoria al xeneize, antes de partir al viejo continente, más precisamente a Italia. ¿Cómo reaccionará la hinchada?, ¿Aplausos?, ¿Silbidos?. ¿Indiferencia?...Habrá que esperar al domingo a las 17:10 para saberlo.

Volver a archivo de notas y artículos