10 años junto a Boca,
desde el 13/07/03
 
 
Y ahora que se venga RiBer

 

Boca goleó 4 a 1 a Cerro Porteño en Asunción y jugará con su hijo RiBer Plate en las semifinales de la Copa Sudamericana 2014. Jonathan Calleri, Andrés Chávez (dos tantos y la figura excluyente del cotejo) y Emmanuel Gigliotti fueron los autores de los tantos xeneizes. El español Daniel Guiza había empatado transitoriamente para el equipo dirigido por Leonardo Astrada. Boca pegó de entrada, luego le empataron, pero supo aguantar y terminó ganando con comodidad aprovechando la desesperación del conjunto paraguayo. Los partidos ante los descendientes de RiBer Plate se jugarán el 19 o 20 de noviembre y el 27 de este mes.
 
Boca no es menos que nadie

 

Con dos goles del Burrito Juan Manuel Martínez, Boca Juniors derrotó por 2 a 0 a Defensa y Justicia en la Bombonera. El xeneize continúa cosechando resultados positivos en la era Arruabarrena: desde que llegó el Vasco sumó el 74,07% de los puntos en juego. Esta fue la tercera victoria consecutiva en el Campeonato. Lisandro Magallán habría sufrido una grave lesión en su rodilla izquierda. Boca ya piensa en el choque ante Cerro Porteño por la Sudamericana, el próximo jueves en la Bombonera.
La justicia llegó en los penales

 

De la mano de Gago

 

A Boca lo volvieron a perjudicar y sufrió una derrota inédita

 

A pura actitud

 

A Vigliano solo le faltó gritar el gol de RiBer

En un Monumental carente de clima de superclásico, por la apatía del público local (hubieron plateas de primera fila vacías), Boca y RiBer igualaron 1 a 1. Lisandro Magallán abrió el marcador para el xeneize. Pero a los 41m de la etapa inicial entró en acción el mejor jugador de RiBer en el partido: el árbitro Mauro Vigliano, quién expulsó al mundialista Fernando Gago por rechazar una pelota con la cabeza en su propia área. El Sr. Vigliano consideró que eso debía ser sancionado con un penal para RiBer y además expulsó al experimentado volante xeneize por considerar que era último hombre, cuando detrás de él se encontraba el arquero xeneize Agustín Orión. Pero ese delantero inexistente que es Rodrigo Mora (suplente en la Universidad de Chile durante el semestre pasado) tiró el penal a las nubes. El joven equipo xeneize (sólo Orión, Erbes y Gago superan los 100 partidos en Boca y siete jugadores aún no llegaron a los 40 partidos en el club) dio una destacable muestra de amor propio, con Meli (la figura del superclásico), Chávez y Calleri como principales estandartes. RiBer -que hace apenas dos años milita en la Primera División del fútbol argentino- encontró el empate luego de un bochazo largo de Funes Mori y un cabezazo de Pezzella que Orión no pudo retener y el juvenil avícola aprovechó para mandar a la red. Sobre el final, el impresentable de Vigliano expulsó a Funes Mori, cuando anteriormente se hizo el distraído cuando tenía que expulsar a Mercado por una falta idéntica. Ahora el xeneize debe apuntar con todo a la Copa Sudamericana. Estos muchachos -que se la bancaron con un hombre menos durante 53 minutos- demostraron que huevos les sobran.

Por Diego Lores
loresdiego@estoesboca.com.ar

Una paternidad Monumental: Si se contabilizan todos los supercásicos jugados en la cancha de RiBer, por torneos de AFA desde 1958, surge un dato revelador: Boca ganó 19 contra 18 de RiBer en ese escenario. En 64 partidos, se registraron 27 empates. Son 56 años de paternidad en el Monumental...

Siete debutantes en el superclásico: Echeverría, Magallán, Meli, Carrizo, Calleri, Chávez y Fuenzalida disputaron su primer superclásico.

 
El domingo, cueste lo que cueste

En la Bombonera, Boca le ganó 1 a 0 al débil Quilmes de Pablo Quatrocchi y ya piensa en el superclásico del próximo domingo ante RiBer Plate. Federico Carrizo, a los 7m del ST fue el autor del único gol del partido. Boca no hizo un gran partido, fue apenas superior a su rival, pero supo golpear en el momento justo para quedarse con la victoria. Ahora el xeneize suma 13 unidades (ocho menos que el líder) en nueve fechas disputadas. El próximo domingo el xeneize irá al Monumental a buscar la victoria que le permita confirmar la levantada exhibida en lo que va de la era Arruabarrena.

 
Un porrazo en 34 minutos

Increíble lo sucedido en la Bombonera. El xeneize debía disputar sólo 34 minutos de juego para ratificar su victoria parcial ante Racing, por 1 a 0. Pero en la reanudación de aquel partido suspendido el 14 de septiembre, Boca fue una sombra y los de Avellaneda lo aprovecharon para revertir el resultado, con dos goles de Gustavo Bou. De esta manera, el xeneize quedó sin chance alguna de pelear por el campeonato: suma apenas 10 unidades en 8 fechas disputadas. Ahora sólo queda pensar en obtener una victoria en el Superclásico e intentar ir por la Copa Sudamericana, dónde el xeneize enfrentará al ignoto Deportivo Capiatá de Paraguay por los octavos de final.

 
Un retroceso que no fue caída

En el Sur, Boca igualó 1 a 1 ante Banfield. El conjunto local había sido claramente superior en el primer tiempo, constituyendo a Agustín Orión en la figura del partido. Pero en la etapa complementaria, el equipo de Arruabarrena se acomodó mejor y hasta alcanzó a ponerse en ventaja por intermedio de Andrés Chávez (había reemplazado al insostenible Burrito Martínez), a los 20m del ST. Parecía que el xeneize se llevaba los tres puntos, pero sobre la hora apareció Emiliano Terzaghi e igualó para los locales (45m ST). De esta manera, Boca cortó una racha de tres victorias consecutivas y de 315 minutos sin recibir goles. El empate terminó siendo el resultado más justo y Boca pudo rescatar una unidad en un partido que, meses atrás, hubiera terminado perdiendo. El xeneize acumula ahora 10 unidades en 7 partidos disputados (nueve menos que el puntero) y el próximo jueves completará los 34 minutos restantes del match ante Racing Club.

 
El Boca del Vasco brilló y la Bombonera deliró

Con dos goles de Andrés Chávez y otro del chileno José Pedro Fuenzalida, el xeneize goleó por 3 a 0 a Rosario Central y se clasificó para los octavos de final de la Copa Sudamericana. En esa instancia enfrentará a Deportes Capiatá de Paraguay o al Caracas de Venezuela. El equipo de Arruabarrena fue amplio dominador del territorio y del juego y ganó más que merecidamente. De esta manera, el xeneize acumula cuatro victorias y un empate en la nueva era, más allá de que el partido del pasado domingo ante Racing quedó inconcluso. Varias fueron las individualidades destacadas en el xeneize. La defensa volvió a lucir muy sólida, y de mitad de cancha en adelante todos los jugadores tuvieron un muy buen rendimiento. La Bombonera lució repleta y deliró como en las mejores noches de Copa. Central jugó 55 minutos con un hombre menos por expulsión de Acevedo. El próximo domingo Boca visita a Banfield, por el torneo local.

 
La lluviá aguó la fiesta de Boca
 
Sin jugar bien, Boca se trajo de Bahía la victoria que necesitaba

En Bahía Blanca, el Boca del Vasco Arruabarrena le ganó 1 a 0 a Olimpo. Emmanuel Gigliotti, con un cabezazo a los 77m, y tras una excelente habilitación de Fernando Gago, le dio la segunda victoria consecutiva al xeneize. Los locales jugaron gran parte del partido con diez hombres, por la prematura expulsión de Miguel Borja (13m PT, por una agresión a Mariano Echeverría) y terminaron con nueve hombres por la expulsión de Juan Sills sobre el final del partido. Boca no redondeó un buen partido, pero se trajo la victoria, el único resultado que le servía en su visita al Carminatti. Ahora Boca suma 9 unidades y está a siete unidades del puntero. El próximo domingo el xeneize buscará continuar en racha victoriosa cuando reciba al devaluado Racing de Cocca en La Bombonera.

 
Nos empataron cuando ya había terminado
 
Boca quiere recuperar la ilusión

En el debut de Rodolfo Martín Arruabarrena como técnico de Boca, el xeneize le ganó al puntero Vélez Sársfield por 3 a 1, en la Bombonera. Correa había puesto en ventaja a la visita sobre el final del primer tiempo. Boca encontró el desahogo en el segundo tiempo, con los goles de Daniel Díaz (10m ST, un hermoso cabezazo), Meli (16m ST, aprovechando un error del arquero ex Boca, Sebastián Sosa) y lo liquidó con un golazo de Chávez a los 43 ST. En el primer tiempo, el xeneize jugó de mayor a menor y terminó yéndose al descanso en desventaja. Pero en el complemento, Boca borró de la cancha a Vélez, que venía de ganar todos sus compromisos y terminó edificando un resultado que comienza a devolverle las ilusiones al hincha, tras el final del pobre tercer ciclo de Carlos Bianchi al frente del primer equipo. La 12, que copó la Bombonera se fue ilusionada con este Boca que busca devolverle la alegría al hincha. El xeneize contó con varios rendimientos interesantes: Cata Díaz, Colazo (jugando como lateral izquierdo), Meli, Erbes, Gago, Calleri, Carrizo y Chávez.

 
Una enorme deuda con el hincha

El conjunto de Carlos Bianchi derrotó por 1 a 0 al de Pedro Troglio, lo dejó sin chances de lograr el título y trepó al segundo puesto. El gol xeneize lo hizo Luciano Acosta, a los 12 minutos del primer tiempo.

Boca Juniors venció a Gimnasia de la Plata por 1 a 0, y se consagró subcampeón del Torneo Final 2014, tras el encuentro disputado en la ciudad de La Plata, correspondiente a la última fecha del certamen.

El único gol del encuentro fue anotado por el juvenil mediocampista Luciano Acosta a los 12 minutos del primer tiempo.

El conjunto dirigido por Carlos Bianchi llegó a las 32 unidades, y tras la derrota de Estudiantes (LP) ante Tigre, lo superó por diferencia de gol.

El conjunto xeneize finalizó como escolta del campeón River, además de clasificar a la Copa Sudamericana.

Por su parte, el equipo conducido técnicamente por Pedro Troglio terminó en la quinta posición con 31 unidades y logró la clasificación a la Copa Sudamericana.

El partido comenzó parejo, pero un preciso pase de Juan Sánchez Miño a los 12m., lanzado a la velocidad del volante Acosta y una excelente definición por encima de la salida del arquero Fernando Monetti determinaron la apertura del marcador y permitieron que Boca maneje el partido, cediendo el protagonismo.

El equipo de Bianchi aguantó ordenado la embestida de Gimnasia, que sin claridad y desordenadamente (por la falta de un conductor) fue a buscar la igualdad en el encuentro.

La seguridad de Emanuel Tripodi y la falta de precisión del `Lobo` a la hora de dar la `puntada final` marcaron el resultado, en un encuentro donde Boca domina las acciones, ante un Gimnasia que genera más acciones de gol y peligro en cada pelota parada.

En el comienzo de la segunda etapa, el local siguió insistiendo con centros lanzados desde todos los sectores de la cancha, esta fue el arma principal del local Gimnasia dominó en el comienzo y se mantuvo como dominador a lo largo del encuentro, a Boca le costó hacerse de la pelota, pero ni siquiera los cambios ofensivos realizados por Troglio pudieron influir para alterar el marcador.

La actitud del conjunto platense fue insuficiente, solamente consiguió arrinconar por momentos a Boca e intentó con las variantes desde el banco de suplentes buscar al jugador que lograra el gol, para -al menos- despedirse de su público con un empate.

Boca, pese a los embates del `Tripero`, se mantuvo ordenado y seguro, y tuvo dos contras en el final para liquidar el juego, una en los pies de Nicolás Colazo (que falló pese a que Monetti había ido a buscar el cabezazo en un corner) y otra de Sánchez Miño que fue interceptada en la línea por Franco Mussis.

La imprecisión de Gimnasia, la seguridad de Trípodi y el orden defensivo del `Xeneize` le dieron el subcampeonato a Boca e impidieron que el `Lobo` fuera el segundo mejor equipo del torneo, pese a lo cual fue despedido con aplausos y fuegos artificiales por su público.

- Síntesis -

Gimnasia y Esgrima La Plata: Fernando Monetti; Facundo Oreja, Osvaldo Barsottini, Juan Carlos Blengio y Lucas Licht; Maximiliano Meza, Franco Mussis, Ignacio Fernández y Javier Mendoza; Alvaro Fernández y Rodrigo Contreras. DT: Pedro Troglio.

Boca Juniors: Emanuel Trípodi; Hernán Grana, Dino Castagno, Claudio Pérez y Emanuel Insúa; Andrés Cubas, Federico Bravo, Nicolás Colazo y Juan Sánchez Miño; Luciano Acosta y Claudio Riaño. DT: Carlos Bianchi.

Gol en el primer tiempo: 12m. Acosta (B).

Cambios en el segundo tiempo: 12m. Facundo Pereyra por Mendoza (G), 23m. Gustavo Bou por Oreja (G), 33m. Gonzalo Escalante por Acosta (B), 36m. Ignacio Lachalde por Alvaro Fernández (G), 48m. Mauro Dalla Costa por Riaño (B) y 49m. Nahuel Zárate por Sánchez Miño (B).

Amonestados: Insúa y Bravo (B), Licht y Blengio (G).

Incidencia en el segundo tiempo: 48m. expulsado Lachalde (G), por doble amonestación.

Estadio: Juan Carlos Zerillo.
Arbitro: Patricio Loustau

Deberíamos estar gritando por un campeonato, pero sólo lo hacemos por un contrato...

El equipo de Bianchi se impuso como local al de Barros Schelotto por 3 a 1. Gigliotti, Colazo y Riaño marcaron para el local. Silva lo hizo para el Granate. Román fue ovacionado en la Bombonera.

Boca Juniors hilvanó su cuarto triunfo consecutivo y superó por 3-1 a Lanús, en el partido que la Bombonera le testimonió un cariño eterno a Román Riquelme, cuya continuidad aún está en duda de cara al próximo semestre.

Emmanuel Gigliotti, Nicolás Colazo y Claudio Riaño marcaron los tantos del equipo de Carlos Bianchi, que reúne 29 puntos y, paradójicamente, todavía tiene mínimas chances de pelear por el título del torneo Final, a falta de una jornada para el cierre.

El uruguayo Santiago Silva estableció el único tanto del `Granate`, elenco que orienta el mellizo Guillermo Barros Schelotto, otro ídolo boquense que fue saludado por el público auriazul.

Pero indudablemente Riquelme se convirtió en la atracción principal de la tarde-noche lluviosa, más allá de que brindó otra lección de fútbol inconmensurable, de que el equipo se movió, nuevamente, a su compás.

La multitud eligió el apoyo incondicional al `10`, ya sea con los cánticos o con las banderas, entregándole un claro mensaje a la dirigencia del club, que todavía no se pronunció en forma oficial respecto de la renovación de un contrato que vence en junio próximo.

Boca enderezó el triunfo, con una lección de practicidad y contundencia que no ofreció durante el resto del campeonato. Después de un primer tiempo en donde entregó las mejores grageas de fútbol (cortesía de Riquelme, por cierto), el equipo de Bianchi liquidó el pleito, con claridad, sin dar pistas para ambiguedades.

En los 45m., el equipo xeneize volcó el desarrollo por el costado izquierdo, con buenas actuaciones de Nicolás Colazo y Emanuel Insúa, aunque no pudo concretar en la red esa superioridad que evidenció.

Entonces, recién en la segunda mitad, a los 6m., el conjunto de Bianchi sacó ventaja. El goleador Gigliotti (octavo en el campeonato) recogió, en presunta posición adelantada, un rebote del arquero Marchesín, para decretar la apertura.

Acto seguido, Lanús halló el empate en una de las escasas oportunidades que dispuso en la parte final. Ocurrió a los 9m., con un centro al corazón al área, que el uruguayo Santiago Silva cabeceó a la red, arrojándose en palomita en las mismas narices del arquero Orión.

Sesenta segundos después, Boca volvió a situarse arriba en el marcador. Un desborde de Insúa por izquierda (otro más) encontró la cabeza de Gigliotti; la pelota rebotó en el travesaño y Colazo, con otro frentazo, consiguió batir por segunda vez a Marchesín.

Con la diferencia a su favor, el equipo local eligió salir de contra, con un Riquelme vivaz, punzante para asistir a sus compañeros ante una defensa rival que empezó a ofrecer huecos.

Así, a los 27m., el pibe Andrés Cubas envió un centro-tiro al arco, el cordobés Riaño corrigió en el medio del área y la mandó a guardar. 3-1 y asunto sellado.

El resto de la noche transcurrió por los carriles de la emoción. La parcialidad xeneize, a excepción de la barra, continuó entregando el respaldo a su ídolo, al que Bianchi prefirió reemplazar a los 44m. del segundo tiempo, para que ingrese Sánchez Miño y para que la ovación al `10` sea la instantánea de la noche.

La racha continúa

Boca le ganó 3-1 a All Boys en Floresta, con un doblete de Martínez y un gol de Gigliotti. Los de Bianchi quedaron a un paso de la Sudamericana. El local jugará el próximo torneo en la B Nacional.

El primer tiempo resultó de muy bajo nivel, con muy pocas acciones de interés. En los primeros 20 minutos los dos equipos perdían la pelota con facilidad, predominaban las imprecisiones y sólo se buscaba la aproximación a lo arcos a través de centros aéreos, ante los cuales siempre ganaron los defensores.

Después Boca mejoró en la circulación, volcó todo el juego sobre la izquierda de su ataque, donde se juntaban Juan Sánchez Miño, Emanuel Insúa, Nicolás Colazo y, ocasionalmente, el Burrito Martínez, sin que Leonel Di Plácido y Oscar Ahumada otorgaran seguridades a los Albos.

Sin embargo, Boca por entonces no encontró precisión en el último pase, insistió con pelotas altas y los centrales Carlos Casteglione y Marcelo Bustamante se mostraron muy solventes.

Ya se estaba llegando al descanso cuando, a los 44 minutos, Boca contó con la única escena de riesgo concreto para el arco ee Nicolás Cambiasso y ocurrió a través de un contraataque en el que All Boys retrocedió muy mal, Gigliotti se llevó la pelota por el medio y antes de llegar al área sacó un derechazo que fue devuelto por el palo izquierdo.

El segundo período comenzó con mucho mayor ritmo que la parte inicial y a los 2 minutos Boca se puso en ventaja en una acción en la que Insúa llegó hasta le fondo por izquierda, sacó un centro que Cambiasso manoteó defectuosamente y el Burrito Martínez, de frente al arco, no tuvo inconvenientes para anotar.

Rápidamente All Boys llegó al empate, apenas tres minutos más tarde, a través de una corrida del chileno Gonzalo Espinoza por la derecha con centro hacia el medio del área y Jonathan Calleri conectó con una volea perfecta para superar a Agustín Orion.

El tramo que siguió fue lo mejor de All Boys, que se colocó en ofensiva con agresividad e inquietó poniendo mucha gente en el área del adversario.

Pero, a los 15 minutos, fue Boca el que volvió a pasar al frente con una jugada que inició Colazo con apertura hacia la derecha para Martínez, quien llegó hasta el fondo de la cancha, enganchó hacia adentro y con un zurdazo cruzado dejó sin chance a Cambiasso.

Con el correr de los minutos el local se desordenó y quedó muy expuesto a los contraataques, a punto tal que Cambiasso tuvo que aparecer por tres veces para salvar otra caída de su arco, a los 17 ante Sánchez Miño; a los 29, frente a Gigliotti y, a los 32, de nuevo contra Sánchez Miño.

Finalmente el tercero gol y la definición del encuentro se produjo a los 36, con una jugada que comenzó Claudio Riaño con apertura hacia la derecha para Martínez, cuyo centro encontró absolutamente solo a Gigliotti para que el artillero acertara de cabeza.

El dato: Boca no ganaba tres partidos seguidos desde 2012.

 
Boca goleó y hubo devoción por Román

Le ganó 4-2 al Arsenal de Palermo y estiró a cinco su racha de partidos sin caer. Cuando Román fue reemplazado, de las tribunas bajaron cánticos que le meten presión al presidente Angelici, que aún no decide si el enganche seguirá en el club luego de junio.

La Bombonera volvió a hablar. Y más allá de celebrar el 4-2 de Boca sobre el Arsenal de Martín Palermo dejó un claro mensaje: quiere ver, después de junio, a Juan Román Riquelme vestido de azul y amarillo. "Riquelme no se va", cantó el hincha común cuando el enganche fue reemplazado en la segunda etapa por Luciano Acosta. Antes, claro, todos gritaron el gol de Román, que de penal marcó el segundo del equipo de Bianchi, que ya hila cinco partidos sin perder. Antes del mimuto de juego, Erbes abrió la cuenta para el local. Pero no mucho luego empataba el juego Echeverría. Cuando se moría la primera etapa, gritó Roman, luego de cambiar penal por gol. Y en la segunda etapa estiró la ventaja Colazo y, con otro penal, Gigliotti celebró el cuarto. En el epílogo Furch volvió a descontar para el equipo de Sarandí.

Antes del juego se abrazaron todos. La Bombonera cantó por ellos. Además del clásico "Riquelme, Riquelme" que habitualmente baja de las tribunas también hubo ovaciones para el DT de Arsenal, Martín Palermo, que se sentó en el banco de suplentes visitante junto a sus ayudantes, los también vitoreados Roberto Abbondanzieri y Rolando Schiavi, todos ex Boca que supieron dar vueltas olímpicas.

Cuando las ovaciones aún resonaban, antes el minuto de juego, Boca ya conseguía ponerse en ventaja. Gigliotti presionó bien arriba. Se hizo de la pelota y asistió a Erbes, que definió con categoría por arriba de la salida del arquero Limia, que quedó con una de sus rodillas clavada en el pasto. Pero este Boca es irregular y pese a que hace cuatro partidos que no es derrotado, juego a juego lo demuestra. Y ante Arsenal no fue la excepción. A los 15, tras un tiro de esquina, y una serie de rebotes, la pelota le quedó a Echeverría, que con un fortísimo remate cruzado marcó el 1-1.

Reaccionó rápido el equipo de Bianchi. Y a los 17, de no ser por el arquero Limia, pudo volver a sacar ventaja luego de un centro de Colazo, de que Erbes luche la pelota con el 1 y del cabezazo de Martínez que fue finalmente contenido. Luego, muy bien habilitado por Riquelme, Grana soltó un derechazo cruzado que salió pegado al poste derecho. Se moría el primer tiempo cuando Riquelme pateó un tiro de esquina desde la derecha. En el primer palo, la pelota impactó en la mano de Marcone y el árbitro Trucco sancionó penal sin dudar, pese a las protestas de los hombres de Palermo. Quien tampoco dudó fue Román, que con el borde interno de su botín derecho acomodó la pelota arriba, al medio del arco de Campestrini.

En la segunda etapa, Colazo aprovechó un rebote en Campestrini tras un muy buen desborde sobre la izquierda de Insúa y, de cabeza, puso el 3-1. Daba la sensación de partido controlado ya. Tanto, que Bianchi mandó a la cancha a Acosta por su capitán y emblema. "Riquelme no se va", fue el canto atronador que el hincha de Boca hizo sonar. Clarísimo era el mensaje para el presidente Daniel Angelici, que dilata la decisión de renovarle o no el contrato al ídolo, que expira en junio.

Quedó tiempo para que Gigliotti ponga el cuarto con otro penal, luego de que Acosta sea derribado sobre la izquierda. Y, sobre el final, para que Furch aprovechara un quedo de Orion y Forlín para poner la chapa final 4-2.

Boca redondeó un buen partido, una actuación regular. De esas que si hubiera tenido más, seguramente le hubiera alcanzado para pelear este torneo Final que, a falta de tres partidos para que culmine, lo encuentra lejos de los que sí pelean.

 
Búsqueda personalizada
Nueva sección: "Banderas en mi corazón" - Fotos de las banderas que siguen a Boca. Entrar
Esto es Boca en Facebook: buscanos como Esto Es Boca o por nuestro correo electrónico: facebook@estoesboca.com.ar. ¡Te esperamos!
No dejes de visitar el canal de WWW.ESTOESBOCA.COM.AR en Youtube
Incluye videos de nuestra colección y de La 12
Todas los superclásicos de la paternidad sobre River Plate
Era Amateur - Era Profesional - Internacionales - Otros - Resumen
Todas las campañas de Boca en la historia
Era Amateur - Era Profesional - Internacionales
Esta sección brinda acceso a las síntesis y comentarios de varios partidos y se irá completando progresivamente. Agradecemos la colaboración desinteresada de Gabriel Castelletti.
Coberturas especiales: Mundial Alemania 2006 - Mundial Sudáfrica 2010
© 2003 - 2014 Esto es Boca.com.ar - Todos los derechos reservados.
Sitio no oficial. Idea y realización: Diego Aníbal Lores.
Para publicitar en ESTO ES BOCA, comuníquese con nuestro Dpto. Comercial

Micrositio:
Nuestro hijo se fue a la B
Entrar

Inolvidable:
Vos me viste campeón, yo te ví último
Entrar


Boca, 101 años en Primera:
1913-2014
Entrar