Correo del hincha

En esta sección, WWW.ESTOESBOCA.COM.AR pretende brindar a todos los xeneizes la posibilidad de expresar sus pensamientos acerca de todo lo relacionado con la vida de Boca Juniors.
Los mensajes deben ser enviados a la siguiente dirección: correodelhincha@estoesboca.com.ar
No se publicarán aquellos mensajes que contengan vocabulario violento o inadecuado y se priorizarán aquellos que propicien el debate de la realidad del Club. Los mensajes serán publicados de acuerdo a la disponibilidad de tiempo y espacio.

 

EN LOS PENALES, BOCA CERRÓ UN SEMESTRE MUY OSCURO.
Fecha: 30 May 2013
De: Mariano Marcelo Borobio

Diego, buen día.

Es la primera vez que te escribo y es un texto bastante largo, por eso te pido disculpas, pero espero que puedas leerlo.

Quiero felicitarte por la precisión con la que describiste la actualidad de Boca, el semestre que pasó y lo que pinta a futuro en el texto “En los penales, Boca cerró un semestre muy oscuro”. La verdad es que coincido con todo.

Profundizando en tu análisis, creo que Boca fue más en los 180 minutos pero, como desde hace mucho tiempo vive dando ventajas (de todo tipo, en el armado del plantel, en lo físico, conductas irresponsables, dejando que lo perjudiquen con fallos arbitrales, malas decisiones en el armado del cuerpo técnico, del banco de suplentes y en los cambios durante el partido), no pudo conseguir la clasificación.

Te agrego algunos puntos que creo que son importantes:

En el caso de Clemente Rodríguez, desde que volvió al club a mediados de 2010 creo que el primer año de su regreso (temporada 2010-11) jugó horrible. En la primera mitad del Apertura 2011 que ganamos, mientras jugó Riquelme hasta que se lesionó, brillo y esa primera mitad de campeonato fue la única en la que tuvo un buen rendimiento sostenido. Ya en la segunda mitad de ese torneo su rendimiento decayó. Y en el último año y medio, desde que empezó el 2012 hasta hoy, su rendimiento fue muy malo, a excepción del último partido contra Vélez de visitante y estos dos con Newell´s hasta su expulsión, en donde se lo vió firme en la marca como no lo hacía hace años. Se supone que la tarea primaria de un defensor es defender, valga la redundancia, y a él hace años que le vienen ganando las espaldas, Boca viene sufriendo goles debido a eso y considero que con unas pocas proyecciones positivas muy aisladas (son contados para recordar sus goles propios o producto de sus centros o subidas por el lateral) no compensa ese gran déficit. Pero lo que es más importante es que, siendo un jugador muy experimentado (el jugador con más partidos en la historia de la Copa Libertadores) no sólo nos dejó afuera ayer de esta copa sino que, en esta misma temporada, nos dejó afuera de la última Copa Sudamericana (con ese penal tonto e innecesario en el último minuto del partido de ida con Independiente, 3-3 en la Bombonera). Además, en esa época sufrió un par de expulsiones seguidas e irresponsables, como la de ayer. Y ni hablar de que le hacía la camarilla a Falcioni. Por todo esto, quiero creer que, pese a contar con la amistad de Riquelme y a que le agradezco todo lo que hizo por Boca y lo que ganó en sus mejores épocas, no le van a renovar el contrato que vence el 30 de junio.

Hablando de las ventajas que da Boca, creo que si Riquelme no diera las ventajas físicas que da hace años (incluyendo que por una cosa o por otra, hace años que no hace una pretemporada completa y como corresponde) hubiera clasificado. En el partido de ida se notó que sobre el final tuvo una clara posibilidad de patear al arco, que se fue armando él, pero prefirió dar el pase (mal, se lo interceptaron) por miedo, tal vez, a desgarrarse. Además, en la última media hora del primer partido falló varios pases, creo que más por una cuestión de que no le daba el físico que por otra cosa. Y ayer, para los penales, estaba fundido (si sacando a Blandi y metiendo un defensor, Bianchi resignó toda posibilidad de ataque, lo dejó a Román sólo para que le tiren pelotazos, que se sabe que no puede correr, y que trate de aguantar la pelota? Ni hablar que para la marca, ya estando once contra once, generalmente es un tipo menos). El primero de sus penales fue una masita al medio y a media altura (el arquero ni se tuvo que mover) y al segundo casi se lo atajan también porque no tenía piernas.

Uno de los casos más increíbles es el de Caruzzo. Llegó a mediados de 2010 como figura y campeón con Argentinos. Jugó tan mal el primer año en Boca que tuvieron que repatriar a Schiavi, con 38 años, para que tome su lugar. En ese Apertura 2011 que ganamos con record de menos goles en contra (6), Roncaglia, Schiavi y Clemente jugaron los 19 partidos de titulares. Insaurralde jugó 16 y Caruzzo lo tuvo que reemplazar en los tres restantes. En los 16 partidos con Insaurralde a Boca sólo le metieron 3 goles, en los 3 con Caruzzo le metieron también 3 (en el partido con San Lorenzo hizo la falta que derivó en el tiro libre que fue gol y, aunque no lo recuerdo del todo bien, creo que tuvo cierta responsabilidad en los 2 goles que nos metió Arsenal, único partido donde nos metieron 2 goles en ese torneo). Ya en la Libertadores 2012 Boca venía muy bien hasta que después de la primera semifinal se lesionó Insaurralde y en los tres últimos partidos, con Caruzzo que no jugó mal (aunque fue uno de los que falló en el gol de Romarinho en la Bombonera, en un gol que tuvo muchos errores por parte de los jugadores de Boca, empezando por una pelota que pierde displicentemente Román y fue patética la falta de velocidad de Caruzzo cuando tuvo que correr a Emerson tras el grosero error del Flaco Schiavi en el segundo gol allá), no pudo ganar ninguno de los tres partidos. Sí se le puede reconocer que en la Copa Argentina que ganamos él jugó la mayoría de los partidos de titular, aunque algunos con equipos de categorías menores. Ya este año sabemos el record de penales en contra de Boca que generó y que en los corners no sabe marcar sin agarrar al contrario, haciendo muchos penales que, por suerte, no le cobran. Y salvo un gol en más de 80 partidos con la camiseta de Boca, en el área de enfrente no pesa. Pero creo que no se le acaba el contrato y siempre termina jugando…

El Burrito Martínez llegó como refuerzo estrella, pagándoselo mucho, y por ahora mostró mucha amargura para jugar con la camiseta de Boca. Más allá de los dos goles que metió desde que llegó (contra Colón la respuesta del arquero fue muy floja), generó muy pero muy poco.

Ustari vino para reemplazar a un Orión lesionado y, como se suponía que podía pasar, en medio de su suplencia, se lesionó permitiendo que fuera necesario recurrir al debut de D´angelo (un arquero que ya con 24 años sólo tiene 5 partidos en primera, todos gracias a Ustari, que este año cuando se lo volvió a necesitar, casualmente se lesionó el día anterior a un partido). Acá el error principal fue de los dirigentes por no comprar a Sebastián Sosa (que mostró buenos rendimientos y jugó 4 de los 6 partidos de la Copa Argentina que ganamos, atajando algún penal) y traer a un arquero que lamentablemente tuvo muchas lesiones importantes en su carrera que no le permitieron, por lo menos hasta ahora, concretar lo que insinuaba al inicio de la misma.

Si hablamos de jugadores permanentemente lesionados (o que vuelven rotos de Europa, para ser más claros) no podemos dejar de pensar en Franco Sosa, Lautaro Acosta y Pablo Ledesma.

Franco Sosa vino a mediados de 2011 para ser titular pero ya en la pretemporada se lesionó, lo que permitió que Roncaglia se ganara el puesto de lateral derecho y en el Apertura 2011 que ganamos sólo jugó dos segundos tiempos. Cuando se fue Roncaglia, otra vez la idea de Falcioni era que fuera titular pero al tercer partido se volvió a lesionar (luxación de hombro) y cuando llegó Bianchi pasó lo mismo (en la últimas dos oportunidades, Albín fue el que más chances de reemplazarlo tuvo y su rendimiento fue muy pobre, supongo que no le renovarán el préstamo. Y cuando le tocó a Cellay fue peor, aunque tiene contrato parece que le van a rescindir). De todas maneras, cuando Franco Sosa sí pudo jugar, en general, lo hizo muy mal, por lo que calculo que tampoco le renovarán. Ah, en la segunda final con Corinthians, cuando perdimos la Libertadores, por la ausencia de Roncaglia por un problema contractual tuvo que jugar él, que no pudo rechazar cuando se elevó la pelota después de un rebote del tiro libre de Corinthians en el primer gol.

Lautaro Acosta, otro al que se le acaba su préstamo y creo que no le renovarán, vino después de 5 años de lesiones en Europa (otro error dirigencial, unos 50 partidos y unos 5 goles en 5 años en Europa) y ya en Boca siguió lesionándose permanentemente. Pero lo peor es que en los poco más de 20 partidos que jugó, nunca estuvo ni cerca de meter un gol y sólo un centro suyo (contra Colón en el gol de Martínez) terminó en gol. En su favor, siempre se notó que corrió mucho y una gran astucia para fabricar penales a favor de Boca (si los miran bien, contra River en el Monumental, contra San Martín en San Juan y creo que contra San Lorenzo, todos los penales fueron iguales, él choca contra las piernas del defensor y vuela).

Pablo Ledesma, otro al que hay que agradecerle todo lo que hizo por el club en sus mejores momentos, apenas volvió jugó algunos partidos muy buenos, metiendo cuatro goles casi seguidos y apareciendo por sorpresa en el área rival. Pero ya después de la primera lesión que tuvo a mediados de la Libertadores del año pasado no volvió a jugar bien (en Europa también tuvo una lesión importante, creo que rotura de ligamentos). Luego de ganarle el puesto al Burrito Rivero en la primera mitad de 2012, en la segunda mitad lo perdió dos veces por bajos rendimientos, primero con Rivero y, cuando se lesionó este, después con Pol Fernández. Se perdió los últimos partidos del año pasado porque lo tuvieron que operar de una hernia y este año se desgarró tres veces, sin olvidarnos de la ridícula expulsión que sufrió hace poco por doble amarilla cuando festejó dos horas un gol anulado por estar dos metros adelantado en la primera de esas dos amarillas y, al minuto, recibir la segunda por una falta innecesaria.

Coincido plenamente en lo que decís acerca de que Boca tuvo un semestre muy oscuro desde los amistosos de verano, que sólo fue el Boca de Bianchi en las últimas dos llaves de La Libertadores y que descuidó el campeonato como nunca. Obviamente uno le va a estar eternamente agradecido por todas las alegrías y títulos que nos dio en sus dos primeras etapas en el club, eso es intocable y siempre se lo vamos a reconocer. Pero tampoco hay que olvidar que cuando pasó por el club como manager fue un fracaso y en esta tercera etapa como técnico, pareciera que se equivocó ya desde el armado de su cuerpo técnico (la preparación física del equipo es lamentable, con más de veinte lesiones musculares y sus ayudantes de campo no parecen contar con antecedentes como para ocupar sus puestos). Por ahí me equivoco y recuerdo mal, pero creo que las veces anteriores las rotaciones que hacía Bianchi en el campeonato, mientras disputaba la copa, no eran ni tan profundas ni en tantos partidos ni desde tan temprano. Tampoco fue buena, por lo menos por ahora, la elección de los refuerzos (en ese sentido en las etapas anteriores también tuvo errores o, mejor dicho, jugadores que parecía que no estaban a la altura de Boca, pero los triunfos tapaban todo). A lo dicho sobre el Burrito Martínez, hay que agregar que entre lesiones, suspensiones por expulsiones y bajos rendimientos, el Chiqui Pérez y Ribair Rodríguez jugaron menos de la mitad de los partidos para un plantel que necesitaba mucho de los tres refuerzos. Yendo puntualmente a lo visto ayer, creo que cuando lo expulsan a Clemente, si estaba Falcioni (ahora me parece que se mira con otra perspectiva su ciclo, lejos el mejor de los últimos cuatro años y medio, aunque correctamente terminado para mi porque los jugadores ya parecían no responderle) no hacía un cambio sino que le hubiera pedido a Sánchez Miño que baje a cubrir el lateral izquierdo, dejando una línea de tres en el medio y con Román y Blandi más arriba. Al sacar a Blandi (que tuvo las únicas dos jugadas claras del partido) resignó toda posibilidad de meter un gol que, faltando media hora, seguramente hubiera sido el de la clasificación, ya que hubiera, y ya van muchos hubieras, obligado a Newell´s a meter dos para pasar. Creo que se lo respetó demasiado a Newell´s, y, parafraseando a tu página, esto es Boca, tendríamos que haber ido más al frente. Creo también que se equivocó en el armado del banco de suplentes, ya que tenía tres delanteros (y entre ellos no estaba Silva, el goleador del semestre, aunque la mitad de sus 6 goles fueron de penal. Pero por esto mismo, cuando sacó a Erviti en vez de poner a Martínez podría haber puesto al otro pateador de penales que tiene el plantel, además de Román) y un solo volante, de contención. Por mucho menos, después de perder la final de la copa en 2004 contra Once Caldas, cuando venía de ganar la triple corona seis meses antes, inesperada e inexplicablemente, Bianchi renunció. Ahora con la que seguramente será la peor campaña en la historia de Boca en un torneo local con todas las implicancias que detallaste en tu nota y habiendo hecho una copa sólo aceptable balanceando entre lo de la primera rueda y lo de las últimas dos, Bianchi creo que debería renunciar.

Me parece que Boca debería hacer una profunda reestructuración del plantel tratando los dirigentes de tener más ideas que sólo repatriar a algún o algunos jugadores de la época dorada. Me parece que no podemos seguir viviendo de recuerdos, sí agradecerles siempre a los que nos dieron muchas alegrías pero armar algo nuevo con jugadores, como bien decís, como Orión, Marín, Zárate, Erbes, Erviti (tal vez Somoza, se le acaba el contrato, tiene 32 años y en este último año el balance de su rendimiento fue negativo, aunque levantó en los últimos partidos), Sánchez Miño (tiene que recuperar el gran nivel que tuvo en la primera mitad de 2012, que fue bajando un poco antes de su luxación de hombro y que mostró su más bajo rendimiento este año) y Blandi. Román es un caso aparte, obviamente, y los técnicos y los dirigentes dejan que dependa de él. Y quedan algunos casos dudosos como los de Burdisso (si no lo hubieran comprado, su rendimiento por ahora no justifica que siga en Boca, pero uno quiere tenerle fe), Silva (en un equipo que genera muy poco, se las rebusca para meter algunos goles, aunque a veces está más peleando y chocando que jugando y no puede ser que a un tipo que lo llaman “Tanque” todo el tiempo se lo vea por el piso, ya sea porque lo tiran o porque se deja caer. Creo que por su físico tendría que obligar más, ganar más cuando el arquero saca de arco - no gana mucho en esos saltos - y no dejar que lo tiren tanto) y Viatri (acá creo que no deja tantas dudas, aunque a veces lo hacen jugar de enganche, en sus últimos 20 partidos oficiales – 14 de titular y 10 completos – sólo metió un gol contra Excursionistas, un equipo de la cuarta categoría del fútbol argentino). Así que los dirigentes, y Bianchi si sigue, ya tendrían que pensar en el armado del próximo plantel (creo que deberían irse no menos de 10 jugadores y llegar otros tantos, aunque no sé si Boca está en condiciones de contratar a tantos jugadores nuevos) para volver a poner a Boca en lo más alto.

Saludos cordiales.

VOLVER A LA PORTADA