Finales

Leonardo Gutiérrez
Leo Gutiérrez


Gustavo Oroná

Liga Nacional de Básquet 2006-2007
Finales

Boca otra vez campeón de la Liga Nacional

Leonardo Gutiérrez. FOTOBAIRES.Boca le ganó a Peñarol en la Bombonerita por 89 a 81 y se consagró campeón de la Liga Nacional de Básquet por tercera vez en su historia.
Cuando se perdió la final del Super 8 2006, titulamos "Ya nos vamos a ver de nuevo". Teníamos fe que más allá de la irregularidad, el equipo podía llegar a la final de la Liga con Peñarol, el candidato de todos. Boca lo logró dando vuelta dos series de playoffs increíbles, ante Ben Hur y Libertad de Sunchales. Y en la final apareció el mejor Boca. Peñarol no pudo mantener el nivel y el xeneize lo terminó dominando en la serie, que terminó 4 a 2.
Con este tercer título de Liga, Boca alcanza la línea de Ferro Carril Oeste y sólo es superado por el mítico Atenas de Córdoba, ocho veces campeón. Cabe destacar que en esta temporada, Boca también ganó la Copa Argentina y el Campeonato Sudamericano de Clubes Campeones, que se disputó en Barquisimeto (Venezuela). Esos títulos se lograron bajo la conducción de Eduardo Cadillac.
Tras una muy floja primera fase en la Liga (7 victorias y 7 derrotas), Cadillac dejó de ser el DT. Se hablaba de que Boca contrataría un DT de renombre. Hasta se habló del regreso de Sergio Santos Hernández, DT de la Selección y campeón con el xeneize en la 2003/2004. Gabriel Piccato (asistente de Cadillac) asumió como interino. Pero el plantel se mostró muy conforme con el joven DT. Y la dirigencia lo confirmó en el cargo. La irregularidad continuó en la segunda fase, dónde Boca alcanzó el tercer lugar, detrás de Peñarol y Libertad. Luego llegaron las series de playoffs dónde Boca estuvo al borde del knock-out. Pero el gran plantel que armó el xeneize a comienzos de temporada apareció para revertir esa situación y mostrar su mejor nivel en las finales.
El olímpico Leonardo Gutiérrez terminó siendo el MVP de las finales. Legaria tuvo una floja temporada pero apareció en toda su dimensión en la instancia decisiva. Oroná la rompió en la quinta y en la sexta final. La incorporación de Jamal Robinson terminó siendo un gran acierto y el americano lo confirmó con un muy buen sexto juego. Martín Leiva siempre aportó su capacidad rebotera. Cequeira fue un excelente sexto hombre. El cubano Lázaro Borrell aportó su categoría cada vez que entró. Y Patricio Rodríguez llegó de Obras Sanitarias para reemplazar al lesionado Palladino y también aportó para este nuevo título.
El básquet de Boca, como en 1997 y en 2004, volvió a hacer historia. Una muestra más de lo grande que es Boca Juniors como institución. Salud Campeón!

 

La campaña xeneize en números

Etapa
PJ
PG
PP
1era. fase, Sur
14
7
7
2da. fase
30
19
11
Playoffs
10
6
4
Finales
6
4
2
Total
60
36
24

Boca Juniors 89 - Peñarol (Mar del Plata) 81
Final, juego 6.
Jugado el martes 29 de mayo de 2007.
Boca: Raymundo Legaria 11, Gustavo Oroná 25, Jamal Robinson 16, Leonardo Gutiérrez 22, Martín Leiva 5 (x) (FI), Lázaro Borrell 4, Leandro Palladino 0, Luis Cequeira 6.
DT: Gabriel Piccato.
Peñarol: Sebastián Rodríguez 7 (x), Juan Manuel Locatelli 16 (x), Josh Pittman 10 (x), Jason Osborne 18, Gabriel Míkulas 24 (FI), Sebastián Festa 6 (x), José Muruaga 0, Alejandro Diez 0, Marcos Mata 0, Fernando Calvi 0.
DT: Carlos Romano.

Arbitros: Estévez, Rougier, Ramallo. Estadio: Bombonerita - Luis Conde. Parciales: 23/19 - 23/26 (46/45) - 18/16 (64/61) - 25/20 (89/81).

Comentario: Otra vez con un cierre muy sólido, Boca se consagró campeón de la Liga Nacional Movistar al derrotar 89 a 81 a Peñarol y definir la serie 4 a 2. Leonardo Gutiérrez, clave con 6-6 en triples, fue el Jugador Más Valioso de las finales.
No estaba en los planes de nadie, pero el milagro de Boca se hizo realizad. Si hubiera casas de apuestas en el básquetbol local, el país tendría nuevos millonarios. Es que los porteños derrotaron a Peñarol de Mar del Plata, el gran candidato, en la final y se consagraron campeones por tercera vez en su historia. El sexto juego, ante una repleta Bombonerita, terminó 89-81 y la serie quedó liquidada por 4-2.
Boca debió sufrir en lo que fue el juego más parejo de la serie. Es que Peñarol entregó todo hasta el final. Carlos Romano decidió que el negocio era jugar interno y apostó por Gabriel Mikulas y Jason Osborne en el último cuarto. Y consiguió resultados: la visita se escapó 70 a 66 a los dos minutos de ese parcial. Se caía Boca. Pero no había cómo bajarlo. Además de buen juego tuvo corazón y a un Leonardo Gutiérrez notable desde los 6.25 (6-6 en el partido). Su mejor compañero fue Jamal Robinson, que se consagró como un basquetbolista notable y que también se hizo cargo de la complicada situación. Con ellos, el equipo de Gabriel Piccato reaccionó y siguieron palo a palo hasta el cierre.
Un triple de Festa le dio una de las últimas esperanzas a Peñarol (73-71 a 4.57 del final), a lo que le contestó Leo con otra bomba. Continuaron sumando desde la línea, hasta que Gutiérrez desequilibró con un lanzamiento largo (81-78 a 1.25). Paco tuvo sus chances desde la línea y fracasó tres veces seguidas. Justo él, un ganador, desaprovechó tiros clave.
Con dos libres de Gustavo Oroná, muy certero en los momentos calientes y goleador con 25 puntos, la ventaja local se amplió a 83-79 a 50 segundos. Festa contestó con dos libres y Peña recuperó la pelota siguiente ya que los capitalinos no pudieron reponer. Paco tuvo en sus manos la chance del empate pero se quedó corto. No hubo más. El nuevo campeón lo liquidó desde la línea.
La Bombonerita se convirtió así en una fiesta inolvidable de la Liga Nacional, luego de un partido muy parejo. Los de Piccato parecía que lo quebraban en el arranque del partido cuando, empujados por su público, tomaron amplias ventajas. Lo mismo ocurrió en el tercer cuarto, ya que de la mano de Robinson, Boca sacó 10 de luz. Peña, con una garra notable, volvió al juego y estuvo muy cerca de llegar al séptimo choque.
El final mostró a un nuevo campeón, que se consagró por saber cambiar a tiempo y por tener jugadores de enorme nivel que aparecieron en el momento más importante. Lo que vale, en definitiva
. FUENTE: LNB.com.ar.-
Click aquí para ver la planilla oficial del juego

Peñarol (Mar del Plata) 58 - Boca Juniors 66
Final, juego 5.
Jugado el domingo 27 de mayo de 2007.
Peñarol: Sebastián Rodríguez 9 (x), Juan Manuel Locatelli 7, Josh Pittman 18, Jason Osborne 5, Gabriel Míkulas 8 (FI), Sebastián Festa 6, José Muruaga 3, Alejandro Diez 2, Marcos Mata 0, Matías Pellettieri 0, Fernando Calvi 0.
DT: Carlos Romano.
Boca: Raymundo Legaria 17, Gustavo Oroná 15, Jamal Robinson 10, Leonardo Gutiérrez 10, Martín Leiva 2 (FI), Lázaro Borrell 8, Leandro Palladino 0, Luis Cequeira 4.
DT: Gabriel Piccato.

Arbitros: Chiti, Sampietro, Smith. Estadio: Polideportivo. Parciales: 12/17 - 18/16 (30/33) - 12/8 (42/41) - 16/25 (58/66).

Comentario: Lo tiene asfixiado desde que arrancó la serie. En cinco partidos similares, siempre se jugó bajo la ley de Boca. Los Xeneizes, atentando contra los pronósticos previos, demostraron tener la receta perfecta para ridiculizar a Peñarol, el que había sido el mejor equipo del torneo. Por eso, anoche los de Piccato se adjudicaron el quinto capítulo de la final ante 6.500 personas y se pusieron 3-2 con el 66-58. Ganaron con claridad, solvencia y seguridad. Mañana pueden regalarle al club el tercer título si festejan en La Bombonerita. El local defraudó y nunca impuso su estilo. Nadie lo imaginaba.
Como en toda la serie, Boca arrancó ayer controlando con su ritmo cansino, jugando cinco contra cinco en ataque. Y en ese dominio visitante, mucho tuvo que ver Legaria, quien manejó a voluntad e hizo daño en la jugada de pick and roll ya sea tirando de tres o penetrando en bandeja. Así, la visita se alejó 25-12 a los 13m con una ráfaga de 8-0 en el inicio del segundo cuarto sin puntos de Gutiérrez y Leiva (0-5 cancha). Peñarol estaba maniatado, presionado y ansioso (4-18 cancha). El equipo de Romano no tenía química, fusión internos-externos y sus extranjeros no desequilibraban. Pero, a los 15m, dos hechos lo hicieron reaccionar: primero, pateó el tablero con una presión de mitad de cancha con atrape y agresividad que sacó de ritmo a su rival, provocándole malos tiros y pérdidas. Y apareció Pittman con 11 puntos en un parcial de 19-6 para arrimar.
En el tercero, todo siguió con la lentitud que caracterizó a esta final (ninguno pasó los 77 tantos). Para colmo, los árbitros se mostraban a tono con el pobre nivel del partido y permitían asperezas fuera de reglamento. Peña lo ganó 12-8, pero el negocio era de Boca. Y todo siguió por decantación. Cuatro libres de Borrell igualaron el duelo en 50 a 2m38s del cierre. Seis puntos seguidos de Oroná (bombazo sobre la chicharra de los 24s y tres libres) le dieron cinco de luz al Xeneize (51-56). Para colmo, Tato, el mejor tirador de libres de todos, falló uno de tres a 1m08s. Los de Romano cortaron enseguida, pero a Robinson no lo distrajo ni la reiterada presencia de la barra local en la platea. Boca tuvo personalidad y quedó a un paso del título. Le falta el golpe final. FUENTE: Diario Deportivo Olé.-
Click aquí para ver la planilla oficial del juego

Boca Juniors 77 - Peñarol (Mar del Plata) 74
Final, juego 4.
Jugado el viernes 25 de mayo de 2007.
Boca: Raymundo Legaria 14, Gustavo Oroná 7, Jamal Robinson 13 (x), Leonardo Gutiérrez 15, Martín Leiva 12 (FI); Matías Fioretti 0, Luis Cequeira 4, Lázaro Borrell 12, Patricio Rodríguez 0.
DT: Gabriel Piccato.
Peñarol: Sebastián Rodríguez 18, Juan Manuel Locatelli 4, Josh Pittman 18, Jason Osborne 14, Gabriel Míkulas 4 (FI); Marcos Mata 3, Alejandro Diez 8, José Muruaga 3, Sebastián Festa 0, Matías Pellettieri 0, Fernando Calvi 2.
DT: Carlos Romano.

Arbitros: Estévez, Rougier, Ramallo. Estadio: Bombonerita - Luis Conde. Parciales: 24/18 - 14/22 (38/40) - 21/11 (59/51) - 18/23 (77/74).

Comentario: Venía de dos mazazos duros de soportar. Es que Boca llegaba al cuarto de la final 1-2 y habiendo perdido los dos anteriores por un punto y con la pelota en la mano. Pero salió adelante con mayor fluidez en su juego y no quedó contra las cuerdas para el duelo de mañana en Mar del Plata. Señores, la definición está equilibrada y parece que será así hasta el último capítulo. Anoche, los locales fueron superiores a un desdibujado Peñarol, pero no tuvieron contundencia y casi lo pagan con otra derrota. Carlos Romano debe estar preocupado: a su equipo le sobra corazón, pero no tiene nada que ver con el que dominó de punta a punta la fase regular.
En los dos anteriores, los marplatenses habían estado 11 y 12 puntos arriba, pero sufrieron hasta la chicharra final. Lo mismo le pasó ayer a Boca, que tuvo 12 de distancia en el tercer cuarto y no lo noqueó. Por eso cerró con angustia.
En todo sentido, el arranque fue muy distinto a lo que la definición venía mostrando. Los árbitros ejercieron mano dura para no permitir más juego áspero, y los dos equipos actuaron con mayor astucia, buscando ganar el partido y no pensando tanto en no perder o evitar equivocarse. En ese contexto, Boca se mostró mucho mejor con un Leiva muy dominante sobre Mikulas y con aceitada circulación de balón sin depender tanto de Gutiérrez. Por eso, se alejó 21-13 a los 9m. Los de Piccato llegaron a tener diez de luz (28-18) en el comienzo del segundo. Pero la rotación local despertó y favoreció a la visita porque las variantes le hicieron confundir el libreto al Xeneize. Con ocho de Pittman y un triple de Osborne, los de Romano emparejaron con una ráfaga de 11-2. De allí hasta el entretiempo, todo resultó muy parejo.
Boca retomó el liderazgo en el tercero con 5m brillantes y un Legaria incontenible. Pero exterminó a su rival cuando sacó la máxima de 12 a los 7m. Dejó revivir a un equipo que está lejos de ser el que fue en la fase regular, pero al que le sobra coraje. Por eso sufrió hasta el cierre. Dos triples de Tato le dieron chances a Peña, que llegó a ponerse 74-72 abajo a 29s del final. Luego, Gutiérrez metió dos libres, Pittman también y Cequeira uno más para el 77-74. En la última, Pato Rodríguez tapó a Muruaga. Serie igualada. Y justicia. FUENTE: Diario Deportivo Olé.-
Click aquí para ver la planilla oficial del juego

Boca Juniors 57 - Peñarol (Mar del Plata) 58
Final, juego 3.
Jugado el miércoles 23 de mayo de 2007.
Boca: Raymundo Legaria 9, Gustavo Oroná 3, Jamal Robinson 5, Leonardo Gutiérrez 7, Martín Leiva 5 (FI), Luis Cequeira 4, Lázaro Borrell 16, Patricio Rodríguez 8.
DT: Gabriel Piccato.
Peñarol: Pablo Sebastián Rodríguez 5, Juan Manuel Locatelli 7, Abdul Joshua Pittman 11, Jason Osborne 9, Gabriel Mikulas 18 (FI), José Enrique Muruaga 1, Sebastián Festa 2, Fernando Calvi 2, Marcos Daniel Mata 3, Matías Pellettieri 0, Alejandro Diez 0.
DT: Carlos Romano.

Arbitros: Sampietro, Rodrigo, Fernández. Estadio: Bombonerita - Luis Conde. Parciales: 11/17 - 20/16 (31/33) - 13/10 (44/43) - 13/15 (57/58).

Comentario: Un doble de Gabriel Mikulas a falta de 17 segundos le dio la victoria a Peñarol de Mar del Plata sobre Boca por 58 a 57 en el tercer partido de la serie que ahora ganan los marplatenses por 2 a 1. Leo Gutiérrez tuvo el último para ganar el partido, pero volvió a fallar como en el segundo cotejo.
Otra vez lo tuvo Boca para cerrar el partido: arriba por uno, tras un tiro fallado por Josh Pittman, no pudo asegurar el rebote defensivo. Mikulas, de notable actuación, supo ubicarse para ser el héroe de la noche. En la jugada siguiente, Gabriel Piccato apostó nuevamente por su estrella. Mano a mano con Jason Osborne, Leo eligió un tiro escapándole a la marca, en lugar de buscar una acción de mayor contacto que le otorgue el beneficio de la falta. Volvió a fallar y Boca se quedó con las manos vacías.
Peñarol supo nuevamente dar lo mejor de sí en los momentos calientes, pese a la floja noche de Pittman. Tato Rodríguez, cargado de faltas, igual se las arregló para llegar lúcido al final. Por ahora, la mínima diferencia que estableció el conjunto de Carlos Romano fue tener mejores definiciones.
En un partido extremadamente parejo, tras un comienzo errático de ambos, Peñarol se acomodó y sacó 12 puntos de ventaja promediando el segundo parcial. Sin embargo, en su mejor momento, la visita entró en el desórden que lo somete en esta serie. Boca, paciente y con su efectivo juego de pases, volvió al juego gracias a la mano de Lázaro Borrell (14 puntos en la primera mitad).
Boca, esta vez sin lesionados, sufrió el cansancio por la seguidilla de partidos. Leo necesitó descansar para llegar entero al cierre y Lázaro también fue víctima del desgaste. Eso lo aprovechó Peña en una definición muy física.
La final entra en un plano de muchos interrogantes. Es que si bien Peñarol se llevó un juego clave volvió a estar poco efectivo en la ofensiva y atrapado por la defensa de Boca. Por eso, sigue siendo imposible realizar mínimos pronósticos en una serie intensa y pareja. Igual, los marplatenses, sacaron una ventaja determinante. Por el resultado y por lo anímico. Y eso, en definitiva, es lo que vale. FUENTE: LNB.com.ar.-
Click aquí para ver la planilla oficial del juego

Peñarol (Mar del Plata) 77 - Boca Juniors 75
Final, juego 2.
Jugado el domingo 20 de mayo de 2007.
Peñarol: Pablo Sebastián Rodríguez 21, Juan Manuel Locatelli 3, Abdul Joshua Pittman 18, Jason Osborne 5, Gabriel Mikulas 19 (FI), José Enrique Muruaga 7, Alejandro Diez 3, Fernando Calvi 1, Sebastián Festa 0, Marcos Daniel Mata 0, Matías Pellettieri 0.
DT: Carlos Romano.
Boca: Luis Cequeira 8, Gustavo Oroná (x) 3, Jamal Robinson 7, Leonardo Gutiérrez 23, Lázaro Borrell 8 (FI), Raymundo Legaria 12, Martín Leiva 11, Patricio Rodríguez 3, Matías Fioretti 0.
DT: Gabriel Piccato.

Arbitros: Chiti, Rougier, Smith. Estadio: Polideportivo. Parciales: 23/17 - 18/20 (41/37) - 14/19 (55/56) - 22/19 (77/75).

Comentario: Tal vez sea el quiebre de la serie. O no. A esta altura es imposible hacer pronósticos. Boca dominaba a Peñarol, lo tenía listo para el KO, pero se quedó de manera insólita en el cierre y permitió que los marplatenses se llevaran el punto 2 de la final. El tridente Rodríguez, Muruaga y Pittman mostró agallas y desató el festejo loco de las 6.500 personas que llenaron el Poli. La hinchada también hizo lo suyo para la levantada, debido a que alentó siempre y metió más presión cuando le permitieron el acceso a las plateas a más de 100 hinchas que ocupaban un lugar en la populares.
Boca dio un concierto de básquet entre el tercer cuarto y los 7.30 minutos del último. Leo Gutiérrez mostró su jerarquía y Raimundo Legaria se pareció al de Ben Hur. Un triple de Leo alejó a la visita a 10 (72 a 62 a falta de 2.40 -la máxima fue de 11-), pero rápido Tato contestó con otra bomba. Ese lanzamiento del ídolo de Peña fue la llave de la reacción. Después vino la tormenta de Peñarol -triples de José Muruaga y mandadas de Pittman- que inundó a un rival que perdió pelotas y no tuvo capacidad para cerrar el juego y quedar a un paso del título.
El flojo cierre de Boca tal vez pueda explicarse en lo limitado que estaba su equipo. Lázaro Borrell y Martín Leiva, engripados, no aguantaron el ritmo. El pivote fue sometido a nebulizaciones en medio del partido. Todo eso sometió a Boca, pero nada puede explicar las pérdidas en el final, a lo que se sumaron los libres fallados por Luis Cequeira. Demasiado para un conjunto que quiere ser campeón. Leo pudo darle la ventaja a 20 segundos, pero su tiro fue corto.
Peñarol volvió a jugar mal, pese a que mejoró sus porcentajes. No se parece al equipo sólido que ganó la fase regular y llegó tranquilo a la final, aunque esta vez tuvo que sacar a relucir temple para dar vuelta la historia adversa, lo que es tan valorable como tener actuaciones convincentes. Más a esta altura del campeonato.
Fue otro partido respecto de lo que se vio en el primer juego, especialmente para Peñarol que tuvo mucho más eficacia (6 de 8 en triples en la primera mitad). Se lo notó mucho más suelto al equipo local con una buena conducción de Sebastián Rodríguez y una mayor presencia de Gabriel Mikulas en la zona pintada, aprovechando que Leiva y Borrell estaban en inferioridad física.
Tres triples al hilo de Peña, producto de contrataques (así se siente bárbaro en la ofensiva), le dieron la primera ventaja grande al local. Estableció un parcial de 13 a 0 para escaparse 21 a 10, la máxima de los primeros 20 minutos. A partir de ese momento, Boca mejoró con el ingreso de Raimundo Legaria y con un Leiva más activo cerca de los cestos. Un triple de Leo Gutiérrez sobre la bocina dejó 23 a 17 el marcador.
No cambió el segundo parcial. Peñarol se escapaba y Boca reaccionaba. Un poco porque el local es un equipo ciclotímico que juega bien de a ratos y después baja la intensidad. Eso lo aprovechó el xeneize, que combinó momentos de anarquía ofensiva con buenas defensas. Con la aparición de Jamal Robinson (a Josh Pittman le cuesta defenderlo cuando se le postea), la visita cerró más cerca de lo esperado: 41 a 37. La historia se iba a definir en los últimos segundos. FUENTE: LNB.com.ar.-
Click aquí para ver la planilla oficial del juego

Peñarol (Mar del Plata) 57 - Boca Juniors 61
Final, juego 1.
Jugado el viernes 18 de mayo de 2007.
Peñarol: Pablo Sebastián Rodríguez 11, Juan Manuel Locatelli 12, Abdul Joshua Pittman 7, Jason Osborne 7, Gabriel Mikulas 11 (FI), Sebastián Festa 3, José Enrique Muruaga 2, Fernando Calvi 2, Matías Pellettieri 2, Marcos Daniel Mata 0, Alejandro Diez 0.
DT: Carlos Romano.
Boca: Luis Cequeira 6, Gustavo Oroná 8, Jamal Robinson 5, Leonardo Gutiérrez 16, Martín Leiva 6 (FI), Raymundo Legaria 4, Lázaro Borrell 12, Patricio Rodríguez 4.
DT: Gabriel Piccato.

Arbitros: Estévez, Ramallo, Tarifeño. Estadio: Polideportivo. Parciales: 13/16 - 12/11 (25/27) - 19/18 (44/45) - 13/16 (57/61).

Comentario: Nadie confiaba en que Boca sería capaz de revertir la serie de cuartos estando 0-2 ante Ben Hur y habiendo perdido los dos en La Bombonerita... Tampoco ninguno apostaba un mango por el Xeneize en la semifinal, cuando arrancó 0-2 con Libertad, rey de la Liga Sudamericana. En ambos casos, el equipo de Gabriel Piccato se recuperó y terminó festejando. ¿Quién se atrevía a jugarle anoche unas fichitas en Mardel si enfrente estaba el descansado Peñarol, dueño de la fase regular y de la punta durante todo el torneo? Sólo este plantel se tenía fe. Boca le fue fiel a esta campaña, a su historia y en el primero de la gran final, asesinó todos los pronósticos desfavorables y dando el golpe con el 61-57 frente al candidato. Lo ganó ejecutando la mejor tarea defensiva de la temporada y mostrando carácter en un partido para olvidar rápido.
Peñarol estuvo muy nervioso y ansioso en su primer partido como local. Anotó sólo 57 puntos (la peor marca de la temporada como local) y con un 26% en dobles ante la frustración de sus 6.800 hinchas, que pese a la caída, despidieron con aplausos a los suyos. Mañana a las 22, buscará la recuperación.
Los 52 puntos anotados entre ambos marcan lo flojo que fue el primer tiempo. Dentro de un contexto con mucho nerviosismo, Peñarol tiró 8-29 de cancha y sumó nueve pérdidas, mientras que Boca apenas anotó 11-33. Lo más rescatable fue la defensa visitante, que controló el pick and roll rival, a sus tiradores y no dejó que Mikulas desnivelara en la zona pintada. Los Xeneizes hicieron que Peñarol pareciera un equipo berreta. Los marplatenses entraron ansiosos y nunca encontraron su funcionamiento. El pecado de los porteños fue su falta de contundencia ofensiva, ya que allí sólo apostó al desequilibrio de sus individualidades. Funcionó en el cuarto inicial con Gutiérrez (ocho puntos), pero no en el segundo, con un impreciso Borrell de cancha (1-6). En el tercero, el partido no mejoró. Boca llegó a tener ocho de luz (43-35) a 2m53s, pero el local cerró mejor y se puso a uno. Peñarol pasó al frente en un horrible último cuarto (47-46). De ahí en más y con cuatro faltas, Gutiérrez se puso el equipo al hombro, clavó un triple clave. Después llegó Oroná y noqueó a un Peña shockeado. FUENTE: Diario Deportivo Olé.-
Click aquí para ver la planilla oficial del juego

IR A PLAYOFFS

VOLVER A LA PORTADA

Finales

Raymundo
Legaria