Tricampeones del mundo!!!
Boca venció al Milan y es Tricampeón del Mundo
El partido terminó 1 a 1 con goles de Donnet y Tomasson. Boca venció en los penales, dónde el Pato Abbondanzieri se lució atajando los remates de Pirlo y Costacurta. De esta manera, Boca se suma a la elite de los clubes que lograron tres copas Intercontinentales.
Iarley, el Pato Abbondanzieri, Clemente y Bianchi con las Copas.


WWW.ESTOESBOCA.COM.AR.- El gran sueño se cumplió. Boca repitió la epopeya del año 2000 y es nuevamente el Rey de Argentina, de América y del Mundo. Y de yapa, ingresó al exclusivísimo círculo de los Tricampeones del Mundo, privilegio de sólo cinco equipos en el planeta: Boca Juniors, Real Madrid (España), Peñarol y Nacional (ambos de Uruguay) y el derrotado de ayer, el Milan italiano.

La actuación xeneize en la noche de Yokohama fue de menor a mayor. Flojos comenzaron Luis Perea (se ganó la amarilla a los 5 minutos de juego), Seba Battaglia (impreciso en las entregas) y el brasileño Iarley (inseguro con la pelota). En esos primeros minutos, fue el Milan el que se adueñó del balón. Boca prácticamente se limitaba a esperar atrás.

Sin embargo, los de Bianchi contaron con la primera situación clara del partido, a partir de una de las jugadas que el DT xeneize tenía preparadas para esta final: Cascini ejecutó un tiro libre desde la izquierda, Donnet picó desde la medialuna hacia la derecha, sector dónde llegó el envío de Cascini. El santafesino le pegó de aire y obligó a Dida a sacar la pelota al córner. Del mismo, llegó un gran cabezazo de Schiavi y el brasileño arquero del Milan volvió a intervenir en buena forma.

Justo cuando Boca comenzaba a animarse, Battaglia entregó corto para Iarley, Andrea Pirlo recuperó la pelota y sacó una larga habilitación que tomó a la defensa xeneize a contrapierna, y Tomasson, entrando de frente, puso en ventaja a la "scuadra rossonera".

Parecía que se venía la noche. Boca necesitaba encontrar la igualdad cuanto antes. Y este equipo siempre aparece en las mas difíciles. Asimiló el golpe y Battaglia recuperó una pelota que jugó mal Cafú. El "León" tiró una pared con Clemente, éste habilitó a Guillermo, quién sacó el centro. La estirada de Iarley dejó desubicado a Dida, que venía saliendo rápido y mal, la pelota le quedó a Donnet y el santafesino definió con mucha tranquilidad para darle la rápida igualdad a Boca. De esta manera el ex Venezia de Italia logró retribuirle la confianza al técnico Carlos Bianchi, quién se jugó por su inclusión y lo bancó durante todo el 2003, a pesar de algunos bajos rendimientos.

Apenas dos minutos después, el Milan pudo encontrar el segundo cuando Kaká (hasta ahí de lo mejor de los italianos) remató desde afuera del área y su tiro se estrelló contra el palo izquerdo de Abbondanzieri. El danés Tomasson, por centímetros, no pudo tomar el rebote. Los de Ancelotti retomaron el control del balón y Boca volvió a retroceder en su propio campo pero ya no había mas tiempo y el primer tiempo se fue con un lógico 1 a 1.

El complemento comenzó siendo similar a lo visto en el primer tiempo. A Boca le costaba tener la pelota lejos de su arco (por la ya mencionada inseguridad de Iarley) y Ancelotti parecía querer poner toda la carne en el asador cuando mandó a calentar a Filippo Inzaghi, quién luego reemplazó a Jon Dahl Tomasson. A esa altura, era evidente que Boca necesitaba el ingreso de Carlitos Tevez.

Corrían 15 del segundo tiempo y los italianos, que por ese momento controlaban el juego, obligaron a la primera gran intervención de Abbondanzieri en la fría noche de Yokohama: Pirlo metió un tiro libre en el área, Shevchenko se la bajó de cabeza a Paolo Maldini y Abbondanzieri tapó el remate del capitán milanista para que luego Cascini despejara al córner.

El partido cambió claramente a partir del ingreso de Tevez por un maltrecho Guillermo Barros Schelotto (27 minutos del complemento). En la primera jugada en la que intervino el 9 xeneize, ganó un córner desde la derecha que pudo ser el segundo de Boca, luego de que la bajara Schiavi en el segundo palo y el nuevo cabezazo, esta vez de Donnet, se fuera por sobre el travesaño. Si bien Tevez no brilló, Boca fue un equipo con él y otro sin Carlitos. A partir de su ingreso, los italianos levantaron el pie del acelerador y tomaron mayores recaudos en la parte defensiva.

Kaká ya no era ni por asomo el del primer tiempo y Ancelotti lo reemplazó por un apático Rui Costa. Pancaro ya no se proyectaba como al comienzo del complemento y Boca comenzaba a adelantar sus líneas y a demostrar mayor resto físico. Perea se comenzó a proyectar por la derecha y Battaglia ya había retomado su nivel habitual. Sobre la hora, Boca se pudo quedar con la Copa cuando Cascini presionó a Gattuso, la pelota le quedó a Battaglia, este habilitó a Iarley, quien se la cedió a Tevez y el zurdazo de Carlitos se fue apenas por sobre el travesaño.

En el tiempo suplementario, el que propuso fue Boca y el que esperaba era el equipo italiano. Cafú y Pancaro ni siquiera cruzaban la mitad de la cancha, Boca ganaba las pelotas divididas y comenzaba a inclinar la cancha. Cascini se deglutía a Rui Costa y Burdisso (de gran partido) y Schiavi estaban cada vez mas firmes. Los de Ancelotti sólo llegaban con pelotas paradas que terminaban en contragolpes xeneizes.

El Milan contó con una clara y aislada situación de gol apenas comenzado el segundo tiempo del alargue. Pirlo se la puso a Shevchenko, éste la bajó con el pecho, giró y sacó un remate que Abbondanzieri, achicándo muy bien, sacó al córner.

Sobre la hora, otra vez lo tuvo Boca. Cagna metió una pelota para Tevez, el Milan jugó mal con el offside (Seedorf habilitaba a todos), el holandés rechazó y Schiavi remató por sobre el travesaño.

Llegó la hora de los penales y era evidente que el nerviosismo era mucho mayor por parte de los italianos. Bianchi reunió al grupo y tiró unas palabras que le sacaron presión a los xeneizes.

El primer penal lo ejecutó Andrea Pirlo y Abbondanzieri lo atajó al mejor estilo Oscar Córdoba, manejándo los tiempos de gran forma para arrojárse hacia su derecha. Luego Schiavi continuó con su cien por ciento de efectividad en penales desde que está en Boca, rematándo sobre la derecha de Dida quien fue hacia la izquierda. Rui Costa convirtió rematándo también hacia la derecha, a pesar de que el Pato adivinó la intención. El peor momento de la definición llegó cuando Battaglia remató al medio y tapó Dida. Pero Seedorf la tiró a las nubes y Donnet aseguró la ventaja con un remate fuerte, otra vez hacia la derecha de Dida. Luego el veteranísimo Costacurta le pegó a la tierra y Abbondanzieri atajó su segundo penal. Como un símbolo de la histórica garra xeneize, como ocurriera con el Patrón Bermúdez en el Morumbí cuando Boca ganó su tercera Libertadores, llegó Cascini para rematar con alma y vida hacia la derecha de Dida y darle a Boca la triple corona del 2003 y el Tricampeonato del Mundo.

Una vez más Boca Juniors estuvo a la altura de las mas grandes exigencias. El Pato Abbondanzieri fue el héroe de la noche con dos atajadas claves durante el juego y dos mas en los penales. Schiavi y Burdisso respondieron siempre. Clemente y Cagna anularon por completo las proyecciones de Cafú, que de tanto perder no fue mas al ataque. Donnet le demostró a varios que es mucho mas jugador de lo que imaginan. Administró siempre bien la pelota y le dió fútbol al ataque xeneize. Cascini y Battaglia volvieron a comerse el medio. Guillermo se brindó hasta que el físico dijo basta y metió el centro con que nació el gol. Y Iarley, en el partido mas importante y difícil de su vida, fue de menor a mayor.

Boca dejó atrás el favoritismo del Milan, ganó merecidamente según el propio Ancelotti e hizo delirar a los 5000 xeneizes que se llegaron hasta Yokohama y a mas de medio país. El ciclo Bianchi se anotó la novena estrella, reeditó la hazaña del 2000 ante el Real Madrid y el mundo del fútbol está, nuevamente, rendido a los pies de Boca Juniors.

Por Diego Lores
loresdiego@estoesboca.com.ar


Boca Juniors 1 (3)
Milan (Italia) 1 (1)
Copa Intercontinental 2003.
Jugado el domingo 14 de diciembre.
Boca Juniors: Roberto Abbondanzieri; Luis Amaranto Perea, Rolando Schiavi, Nicolás Burdisso, Clemente Rodríguez; Matías Donnet, Sebastián Alejandro Battaglia, Alfredo Raúl Cascini, Diego Cagna (c); Guillermo Barros Schelotto (28m ST, Carlos Alberto Tevez), Iarley.

Suplentes: Wilfredo Caballero, Pablo Jerez, Diego Crosa, Javier Villarreal, Fabián Andrés Vargas, Roberto Colautti. DT: Carlos Bianchi.

Milan: Dida; Cafú, Alessandro Costacurta, Paolo Maldini (c), Giuseppe Pancaro; Gennaro Gattuso (11m PTS, Massimo Ambrosini), Andrea Pirlo, Clarence Seedorf; Kaká (33m ST, Rui Costa); Andriy Shevchenko, Jon Dahl Tomasson (14m ST, Filippo Inzaghi).
Suplentes: Christian Abbiati, Martin Laursen, Kakha Kaladze, Serginho. DT: Carlo Ancelotti.
Goles: 23m PT, Jon Dahl Tomasson (M); 28m PT, Matías Donnet (BJ).
Amonestados: Luis Amaranto Perea (BJ); Kaká, Cafú (M).
Definición por penales: Andrea Pirlo (M, atajó Abbondanzieri); Rolando Schiavi (BJ, gol); Rui Costa (M, gol); Sebastián Alejandro Battaglia (BJ, atajó Dida); Clarence Seedorf (M, desviado); Matías Donnet (BJ, gol); Alessandro Costacurta (M, atajó Abbondanzieri); Alfredo Cascini (BJ, gol).
Arbitro: Valentín Ivanov (Rusia).
Cancha: Estadio Yokohama.
La figura: Roberto Abbondanzieri (BJ).
El peor: Clarence Seedorf (M).

VOLVER A TITULOS

VOLVER A EFEMERIDES