La importancia de debutar ganando

En la Bombonera, Boca le ganó a Olimpo por 2 a 0. De esta manera el xeneize logró arrancar el Torneo con una victoria, algo que no sucedía desde el Clausura 2009. Darío Cvitanich y Pablo Mouche fueron los autores de los tantos. Después de un comienzo algo dubitativo, fue eficaz y sólido para definir el pleito. Orión, Riquelme, Mouche y Cvitanich fueron los de mejor rendimiento. Ahora el xeneize acumula 31 partidos oficiales invicto, con 17 victorias y 14 empates: no pierde desde el 10 de abril del año pasado.

Boca no redondeó una gran performance. Su rendimiento fue claramente de menor a mayor, y en definitiva, fue eso lo que le permitió obtener sus primeros tres puntos en el Torneo. Olimpo no tardó absolutamente nada en generar la primera acción de riesgo sobre el arco de Orión. Iban sólo quince segundos de juego cuando, tras un desborde de Emiliano Romero sobre la derecha, Rolle apareció sin marcas en el área xeneize y sacó un remate que Agustín Orión supo controlar con solvencia.

En varios lapsos de esa etapa inicial, se jugó más cerca del arco de Orión que del de Matías Ibáñez, ese arquero que meses atrás fue decisivo para mandar a River Plate a la Promoción. Por su parte, a Boca le costó demasiado acomodarse en el campo de juego. Porque Olimpo manejaba más y mejor la pelota. Porque en Boca no aparecía Erviti. Porque Somoza estaba impreciso. Sólo Rivero, sobre la derecha, se animaba a algo más. Y a Riquelme le costaba salir de la telaraña que formaba el doble cinco de Olimpo (Rosada - Musto).

La primera aproximación xeneize sobre el arco rival fue recién a los 25 minutos, con un tiro libre que ejecutó Riquelme y que Cvitanich, entrando sin marcas, no pudo desviar. La pelota terminó durmiendo en las manos del arquero visitante.

Con el correr de los minutos Boca fue mejorando, muy tímidamente. Y a los 40m se encontró con la ventaja. Tras un centro de Riquelme desde la izquierda, Mouche le bajó la pelota de cabeza a Cvitanich, quien prácticamente no tuvo más que empujar la pelota al fondo del arco ante el estéril esfuerzo de Ibáñez.

En el inicio de la etapa complementaria, y ya en ventaja, Boca comenzó a encontrar mayores espacios. Román pudo comenzar a menter sus fantásticos estiletazos y Mouche y Cvitanich tuvieron mayor protagonismo. Por su parte, a Olimpo se le comenzaba a hacer cada vez más dificil acercarse al arco de Orión. Apenas lo logró a los 12m, cuando Orión tuvo que esforzarse ante el ex Boca Andrés Franzoia.

El partido se terminó a los 21m del segundo tiempo. Riquelme condujo magistralmente un ataque, habilitó con maestría a Pablo Mouche, quien en primera instancia sacó un remate que fue tapado por Matías Ibáñez. Pero el rebote le quedó al propio Mouche, quien aprovechó para mandar la pelota al fondo del arco y de esa manera volver a convertir tras 17 fechas.

A partir de allí, Boca se dedicó a dosificar energías. Blandi reemplazó a Cvitanich. Luego, el retornado y ovacionado Pablo Ledesma entró en lugar del también ovacionado Diego Rivero. Por su parte, Rivoira intentó inquietar con el ingreso de Furch, con la aspiración de darle mayor presencia al ataque visitante.

Pero ya era demasiado tarde para los bahienses. Ni la salida de Riquelme, reemplazado por Chávez, le permitió a los aurinegros revertir la situación. El resultado estaba sentenciado desde quince minutos antes. Porque Boca aún mantiene esa granítica solidez defensiva en la que se basó para obtener el Apertura en forma invicta.

La victoria en el debut es importante. El año futbolístico recién comienza. La pretemporada fue muy dura y el equipo recién está comenzando a ablandarse. El xeneize no hizo buenas performances en sus presentaciones veraniegas. Pero a esta altura del año la belleza futbolística es lo de menos. Lo importante es que el equipo vaya apareciendo para llegar al decisivo mes de junio con aspiraciones tanto en la Copa Libertadores como en el Torneo Clausura. Son cuatro meses dónde lo importante es ganar y mejorar partido a partido, para llegar a los partidos decisivos en la mejor forma y así concretar los objetivos planteados para este semestre. A esto hay que sumarle que hacía tres años que Boca no ganaba en el debut. Por eso, más allá de que el equipo no jugó del todo bien, lo importante es haber arrancado un nuevo desafío con una muy valiosa victoria.

Por Diego Lores
loresdiego@estoesboca.com.ar

 

Boca Juniors 2
Olimpo (Bahía Blanca) 0
Torneo Clausura 2012. 1era. fecha.
Jugado el viernes 10 de febrero.

Boca: Agustín Ignacio Orión (7); Facundo Roncaglia (5), Rolando Schiavi (6), Juan Manuel Insaurralde (5), Clemente Rodríguez (5); Diego Alejandro Rivero (6) (28m ST, Pablo Martín Ledesma), Leandro Somoza (5), Walter Daniel Erviti (6); Juan Román Riquelme (c) (7) (35m ST, Cristian Manuel Chávez); Pablo Nicolás Mouche (8), Darío Cvitanich (6) (22m ST, Nicolás Blandi).

Suplentes: Carlos Sebastián Sosa, Matías Nicolás Caruzzo, Nicolás Carlos Colazo, Sergio Ezequiel Araujo. DT: Julio César Falcioni.
Olimpo: Matías Alejandro Ibáñez (6); Eduardo Casais (5), Grenddy Perozo (4), Emir Faccioli (5), Cristian Villanueva (5); Emiliano Daniel Romero (4) (28m ST, Julio César Furch), Ariel Javier Rosada (6), Damián Marcelo Musto (6), Martín Rolle (5); Andrés Franzoia (5) (16m ST, Maximiliano Andrés Laso), Néstor Bareiro (4) (37m ST, Marcos Esteban Litre).
Suplentes: Laureano Tombolini, Federico Mancinelli, Juan Pablo Schefer, David Alejandro Vega. DT: Héctor Rivoira.
Goles: 40m PT, Darío Cvitanich; 21m ST, Pablo Nicolás Mouche.

Amonestados: Rivero, Rodríguez (BJ); Musto, Rosada (OBB).

Incidencias: No hubo.
Arbitro: Federico Beligoy (7).
Cancha: Boca.
Reserva: Boca 2 (Fragapane, Guillermo Fernández) - Olimpo 0. Boca formó con: Sebastián D’Angelo; Leandro Aguirre, Gastón Sauro, Enzo Ruiz, Juan Sánchez Miño; Guillermo Fernández, Cristian Erbes, Exequiel Benavídez; Francisco Grahl; Franco Fragapane y Orlando Gaona Lugo.

VOLVER A LA PORTADA

VOLVER A TORNEO CLAUSURA 2012