¿Que te pasa, Boca?
Pablo Mouche pelea con Tuzzio. FOTO DIARIO OLE.

Con dos goles de Daniel Montenegro, el segundo de penal, Independiente le ganó 2 a 0 a Boca en el Tomás A. Ducó. El xeneize cumplió otra floja actuación, se mostró endeble en defensa, careció de creación en la zona de gestación y no tuvo contundencia para concretar las escasas situaciones de gol que generó. Asi, el limitado Independiente logró vencer a partir de lo realizado por el único jugador de jerarquía con el que cuenta, quien abrió el marcador con un zapatazo desde treinta metros, y luego selló el marcador al capitalizar un penal que Abbondanzieri le cometió a Mancuello. Boca jugó con un hombre menos desde los 24 minutos del primer tiempo, por la expulsión de Mouche y terminó con nueve ya que Battaglia vio la roja cuando al partido le quedaban cuatro minutos. Riquelme no fue de la partida pero ingresó en la etapa complementaria. Con este resultado, el xeneize quedó decimotercero, con seis puntos, y a seis unidades del líder Lanús.

Boca llegó hasta el estadio de Huracán sabiendo que tenía la urgencia de sumar para no quedar muy lejos del puntero del campeonato. Y de acuerdo a sus obligaciones, intentó adueñarse de la pelota, además de tratar de pararse bien lejos del arco defendido por Abbondanzieri. Pero Boca sufre un extraño mal, el síndrome de los primeros tiempos. Porque en lo que va del Clausura, no sólo que jamás pudo irse al descanso en ventaja, sino que además no logró marcar un solo gol.

De acuerdo a ese antecendente, lo realizado por Boca en esa etapa inicial no fue muy diferente a lo hecho ante Gimnasia de Jujuy, Newell´s, Lanús y Huracán. Es decir, el xeneize controló la pelota más que su rival, pero jamás tuvo ideas sobre cómo generar peligro sobre el arco de Assmann.

Independiente, conciente de sus limitaciones, no se sintió del todo incómodo con el desarrollo del partido, e incluso exigió a Abbondanzieri luego de un par de contra-ataques. A los 23 minutos, llegó el primer indicio de que no sería la tarde de Boca. Mouche, quien ya se había ganado la tarjeta amarilla por una fuerte entrada sobre Pusineri, vio la roja luego de caer exageradamente en cercanías del área rival, lo que el árbitro Pezzotta juzgó como simulación, decidiendo su expulsión.

Boca debía asumir, una vez más, el desafío de vencer jugando con un hombre menos. Pero este Boca está bastante lejos de ser el Boca que hace muy poco tiempo era capaz de resolver esas situaciones con una facilidad asombrosa. Es cierto que, a pesar de tener un hombre menos, terminó siendo levemente superior a Independiente en el primer tiempo. Tan cierto como que en el complemento la estantería se vino abajo.

Riquelme reemplazó a Gracián, pero nada cambió en lo que respecta a la generación de juego. Y para colmo, Montenegro clavó un zapatazo que se metió bien cerca del palo izquierdo de Abbondanzieri. Antes, había dejado a Vargas en el camino, con un caño. Golazo de Independiente.

El tanto conseguido por su capitán agrandó al equipo de Santoro y apagó aún más a Boca. Ischia mandó a la cancha a Luciano Figueroa en lugar de Nico Gaitán, pero esta vez el goleador no prevaleció nunca. Tanto a él, como a Palermo y a Viatri (reemplazó a Vargas), la pelota jamás le llegó limpia.

Así el limitado Independiente dejó pasar los minutos, sin sufrir sobresaltos sobre su propio arco. Y se recostó en el trabajo de Montenegro, la figura de la cancha. Al punto que hasta de a ratos estuvo más cerca del segundo, que Boca del empate.

Y el segundo llegó, luego de un tiro libre a favor del xeneize que ejecutó Riquelme. Independiente salió de contragolpe y Abbondanzieri se llevó puesto a Mancuello, cuando este ya había ingresado al área. Penal que Montenegro tradujo en gol, con un derechazo al palo derecho del arquero xeneize.

Dos goles abajo en el marcador, Boca continuó exhibiendo desorden defensivo. Fue allí cuando Ischia mandó a la cancha a Viatri y el xeneize quedó con tres números nueve en cancha. Pero ya era muy tarde. La fiesta de Independiente y la debacle xeneize estaban decretadas. Sólo quedó tiempo para que Battaglia vea la roja por una fuerte entrada sobre Montenegro desde atrás y para que Fredes desperdiciara la oportunidad de concretar el tercero, cuando remató desde la mitad de la cancha hacia el desprotejido arco xeneize, pero la pelota picó y se fue por sobre el travesaño.

Quedó la sensación de que Independiente ganó de la única manera que lo podía hacer: a partir de la inspiración de su mejor valor. En tanto, Boca sigue sin encontrar el rumbo. Volvió a lucir desacoples defensivos, volvió a extrañar a un volante zurdo que le permita armar el mentado dibujo táctico 4-3-1-2, que tan buenos resultados le dio en la última década y volvió a carecer de contundencia ofensiva.

El xeneize sólo sumó seis unidades de las quince en juego. Decir que el campeoanto está terminado sería una locura, mas aún considerando lo que el equipo de Ischia hizo en el último Apertura. Como también sería una locura no reconocer que el equipo en estas cinco fechas jamás funcionó y que ya perdió un terreno considerable en la lucha por el título, sobre todo si se tiene en cuenta que paralelamente disputa la Copa Libertadores de América. Con el agregado de un dato cruel: nunca un equipo que en las primeras cinco fechas sumó menos de siete puntos terminó siendo campeón. Por eso, el hincha de Boca se fue del Palacio Ducó preguntándose: ¿Que te pasa, Boca?

Por Diego Lores
loresdiego@estoesboca.com.ar

 
 

Independiente 2
Boca Juniors 0
Torneo Clausura 2009. 5ta. fecha.
Jugado el domingo 8 de marzo.

Independiente: Walter Fabián Assmann (6); Angel Maximiliano Puertas (5), Eduardo Tuzzio (6), Guillermo Daniel Rodríguez (6), Lucas Mareque (5); Damián David Ledesma (5) (16m ST, Diego Gavilán), Lucas Pusineri (5), Federico Mancuello (7); Daniel Gastón Montenegro (c) (8); Víctor Ismael Sosa (4) (11m ST, Nicolás Mazzola (6)), José Alcides Moreno (4) (24m ST, Hernán Fredes).

Suplentes: Hilario Navarro, Juan Francisco Caracoche, Emanuel Adrián Centurión, Leonel Jorge Núñez. DT: Miguel Angel Santoro.
Boca: Roberto Abbondanzieri (5); Hugo Benjamín Ibarra (5), Julio César Cáceres (5), Juan Daniel Forlín (5), Claudio Morel Rodríguez (5); Fabián Andrés Vargas (5) (32m ST, Lucas Viatri), Sebastián Alejandro Battaglia (5), Osvaldo Fabián Nicolás Gaitán (4) (16m ST, Luciano Figueroa); Leandro Gracián (5) (ST, Juan Román Riquelme (5)); Pablo Mouche (4), Martín Palermo (c) (5).
Suplentes: Josué Ayala, Facundo Roncaglia, Juan Krupoviesa, Exequiel Benavídez. DT: Carlos Luis Ischia.
Goles: 10m y 33m ST, Daniel Gastón Montenegro (el segundo de penal).
Amonestados: Forlín (BJ); Moreno (I).
Incidencias: 23m PT, expulsado Pablo Mouche (BJ); 42m ST, expulsado Sebastián Alejandro Battaglia (BJ).
Arbitro: Sergio Pezzotta (5).
Cancha: Huracán (local Independiente).
Reserva: Independiente 1 (Bruno (p)) - Boca 1 (Abruzzi e/c). Jugado el 17/3.

VOLVER A LA PORTADA

VOLVER A TORNEO CLAUSURA 2009