Con el sello de Seba Battaglia
Sebastián Battaglia

Con un hermoso cabezazo y una actuación enorme de Sebastián Battaglia, Boca le ganó a River 1 a 0 en la Bombonera y desató la fiesta a lo largo y a lo ancho de todo el país. Fue un partido discreto, dónde la actitud y el coraje de once leones vestidos de azul y oro se impusieron al temor y pánico escénico del equipo del tribunero Cholo Simeone. El xeneize se puso en ventaja a los 14m del PT y la victoria prácticamente nunca corrió peligro. El equipo de Ischia mostró una gran actitud y ganó claramente la lucha en el mediocampo. Así, siempre se jugó más cerca de Carrizo que de Caranta. Correcto arbitraje de Gustavo Bassi. Con este resultado, Boca se vuelve a meter de lleno en la pelea por el título, ya que quedó a un punto de su derrotado y de Estudiantes y San Lorenzo.

Cabezazo goleador de BattagliaDesde el inicio del partido, fue Boca el único equipo que buscó decididamente la victoria. Con mucha actitud, se adueñó de la pelota y se paró en campo rival. A los 13m, Rodrigo Palacio recibió un pelotazo largo y quedó mano a mano con Carrizo, quien ganó el duelo desviando el remate al córner. Boca había desperdiciado una gran ocasión, pero lo mejor estaba por venir. Riquelme ejecutó el córner desde la derecha y Battaglia, entrando por el segundo palo, se elevó muy bien para meter un excelente cabezazo sobre el palo opuesto. Carrizo nada pudo hacer y Boca se puso 1 a 0.

Luego de la apertura del marcador, Boca siguió firme, parado en campo rival. De a poco, la figura de Riquelme iba creciendo y se jugaba a lo que quería Boca. A los 28m, el xeneize volvió a ganar en el juego aéreo. Tras un córner desde la izquierda, el paraguayo Cáceres, de correcto partido, cabeceó por sobre el travesaño. River lucía desconcertado. Si hasta Falcao le cometió un foul a Caranta que le valió la tarjeta amarilla. Boca lo ganaba en la cancha y en las tribunas. La 12 alentaba y la gente de River pasaba desapercibida, como toda la tarde. Así, se fue un primer tiempo en el que el xeneize tuvo más actitud y presencia, y Caranta, nada de trabajo.

Festejo BattagliaEn el complemento, el partido continuó por los mismos carriles. Y en ningún momento el xeneize negoció la actitud. Si hasta Palacio apareció varias veces colaborando en el mediocampo. A pesar de que Boca no lograba manejar mucho la pelota, el partido estaba controlado. A los 14m, Palermo le bajó de cabeza y en el área una pelota a Román, quien remató desviado. Si: Boca ganaba 1 a 0, transcurría el segundo tiempo y se jugaba en campo de River. Y como si eso fuera poco, el DT visitante decidió el reemplazo de Buonanotte, que era el jugador más claro de River. El que entró fue Abreu. A los 22m, Palacio retrocedió, quitó una pelota en tres cuartos de cancha y llegó hasta el arco de Carrizo. Rodrigo le pegó al arco, Carrizo dió rebote y luego consiguió atrapar un potente remate de Palermo.

La única de River en todo el partido la tuvo Abreu, a los 38m. Llegó un centro de Rosales desde la derecha y el delantero uruguayo cabeceó por sobre el travesaño. Ya no había nada más que hacer. Once leones le habían ganado claramente a once gallinas...

Sebastián Battaglia fue claramente la figura del superclásico. Un pulpo en el mediocampo. Ganó todas las divididas y se cansó de recuperar pelotas, a lo largo de los novente minutos. Y con un gran cabezazo le dió la victoria a su amado Boca. Una tarde inolvidable para un gran símbolo xeneize.

Antes del superclásico, lo que más dudas generaba en Boca era el rendimiento defensivo. Y ante River cumplieron a la perfección, tanto Maidana, como Cáceres, Morel y el pibe Monzón. En el medio, Ledesma sintió su falta de ritmo, pero se las ingenió para no desentonar. Dátolo nunca sacó la pierna y Román fue el jugador más claro de la cancha. Arriba, fue importante el sacrificio de Palacio y el oficio de Palermo en el juego aéreo. Por su parte, en River fracasaron estrepitosamente el chileno Alexis Sánchez y Ariel Arnaldo Ortega. Sin dudas, Simeone se equivocó feo al no incluir desde el arranque a Augusto Fernández y fundamentalmente, a Sebastián Abreu. La ausencia de este último fue determinante para el claro triunfo de Boca en el juego aéreo en las dos áreas.

La alegría fue completa: Boca consiguió el único resultado que le servía, alcanzó el primer objetivo del año que era ganarle a River y cortó tres años sin victorias en el superclásico. De paso, volvió a estirar a cinco su ventaja en el historial del superclásico. Papá esta de vuelta...

Las perlitas que dejó el superclásico:

- La 12 estrenó una nueva y hermosa bandera gigante que dice: "Como no somos los únicos, decidimos ser los mejores". En el medio tiene el escudo xeneize y arriba de este las tres estrellas que consagran a Boca como el único equipo argentino tricampeón del mundo.

- No hubo saludo: Ultimamente se había hecho costumbre en el fútbol argentino el saludo entre los 22 protagonistas. Pero eso no se dió en este superclásico. Y ni hablar del saludo entre entrenadores: antes del partido, Simeone fue al vestuario de Boca pero no logró encontrar a Carlos Ischia, por lo que decidió regresar rápidamente al vestuario visitante...Según dicen, Ischia estaba mirando el partido de Reserva que Boca ganó por 2 a 1.

- Son la verguenza nacional: antes del comienzo del partido, la hinchada de River hizo alusión al fallecimiento de La Raulito, y además, imploró por la muerte de Diego Armando Maradona. Una verguenza de la única hinchada del país que insulta al más grande jugador argentino de todos los tiempos.
Conseguí el DVD de este partido haciendo click aquí

 

Boca Juniors 1
River Plate 0
Torneo Clausura 2008. 13era. fecha.
Jugado el domingo 4 de mayo.

Boca: Mauricio Caranta (6); Jonatan Maidana (6), Julio César Cáceres (6), Claudio Morel Rodríguez (6) (35m ST, Facundo Roncaglia), Luciano Fabián Monzón (6); Pablo Martín Ledesma (5), Sebastián Alejandro Battaglia (8), Jesús Dátolo (6) (36m ST, Alvaro Rafael González); Juan Román Riquelme (6) (30m ST, Cristian Chávez); Rodrigo Palacio (5), Martín Palermo (c) (6).

Suplentes: Pablo Migliore, Neri Cardozo, Leandro Gracián, Mauro Boselli. DT: Carlos Ischia.
River: Juan Pablo Carrizo (6); Danilo Gerlo (5), Nicolás Gabriel Sánchez (5) (10m ST, Augusto Matías Fernández (4)), Eduardo Tuzzio (4), Cristian Carlos Villagra (5); Leonardo Ponzio (4), Matías Abelairas (4); Ariel Arnaldo Ortega (c) (4) (30m ST, Mauro Damián Rosales), Diego Buonanotte (6) (20m ST, Sebastián Washington Abreu), Alexis Sánchez (4); Radamel Falcao García (5).
Suplentes: Juan Marcelo Ojeda, Paulo Ferrari, Gustavo Cabral, Nicolás Domingo. DT: Diego Pablo Simeone.
Gol: 14m PT, Sebastián Alejandro Battaglia (de cabeza).
Amonestados: Caranta, Battaglia (BJ); Radamel García (RP).
Incidencias: No hubo.
Arbitro: Gustavo Bassi (6).
Cancha: Boca Juniors.
Reserva: Boca 2 (Mouche (p), Noir) - River 1 (Nasutti). Boca formó con: Javier García; Fondacaro, Muñoz, Forlín, Ibáñez; Nayar, Benavídez, Sebastián Alberto Battaglia; Gaitán; Mouche y Noir.
 

VOLVER A LA PORTADA

VOLVER A TORNEO CLAUSURA 2008